¿Realmente sabes que sientes?

la-tristeza-y-la-furiabis
Por Aillen Sánchez
23/05/2018
Proverbios 4:23:

Las emociones son tratadas en la Biblia como parte de un todo que las contiene así como a nuestros pensamientos y a nuestros sentimientos y que recibe el nombre de corazón. Sobre este nos dice la Biblia en el libro de los Proverbios 4:23: Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.

¿Qué cosas están pasando por tu corazón?

Aquí un pequeño cuento del libro de Jorge Bucay: “Cuentos Para pensar”
En un reino encantado donde los hombres nunca pueden llegar, o quizás donde los hombres transitan eternamente sin darse cuenta… En un reino mágico, donde las cosas no tangibles, se vuelven concretas…
Había una vez… un estanque maravilloso. Era una laguna de agua cristalina y pura donde nadaban peces de todos los colores existentes y donde todas las tonalidades del verde se reflejaban permanentemente…
Hasta ese estanque mágico y transparente se acercaron a bañarse haciéndose mutua compañía, la tristeza y la furia.
Las dos se quitaron sus vestimentas y desnudas las dos entraron al estanque.
La furia, apurada (como siempre esta la furia), urgida -sin saber porqué- se baño rápidamente y más rápidamente aun, salió del agua. Pero la furia es ciega, o por lo menos no distingue claramente la realidad, así que, desnuda y apurada, se puso, al salir, la primera ropa que encontró…
Y sucedió que esa ropa no era la suya, sino la de la tristeza… Y así vestida de tristeza, la furia se fue.
Muy calma, y muy serena, dispuesta como siempre a quedarse en el lugar donde está, la tristeza terminó su baño y sin ningún apuro (o mejor dicho, sin conciencia del paso del tiempo), con pereza y lentamente, salió del estanque.
En la orilla se encontró con que su ropa ya no estaba.
Como todos sabemos, si hay algo que a la tristeza no le gusta es quedar al desnudo, así que se puso la única ropa que había junto al estanque, la ropa de la furia.

Cuentan que desde entonces, muchas veces uno se encuentra con la furia, ciega, cruel, terrible y enfadada, pero si nos damos el tiempo de mirar bien, encontramos que esta furia que vemos es sólo un disfraz, y que detrás del disfraz de la furia, en realidad… está escondida la tristeza.

Hermosa mujer… sabes identificar tus emociones y tus sentimientos, sabes cuándo es real y cuando es un pretexto.
Tomate un tiempo para verte para entenderte y poder asi darle el nombre correcto a tu accionar y por lo tanto a la forma de tratarlo.

“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente”
La inclusión del corazón acá nos indica nuevamente que nuestras emociones deben estar presentes al igual que nuestra mente. Es triste ver que a veces optamos por dejar la mente fuera y alabar a Dios con todas nuestras emociones sin recapacitar y reflexionar en nuestra adoración. Esto es lo que ocasiona que a veces seamos víctimas de quienes tergiversan la Palabra de Dios. Nuestra adoración es con el corazón, pero también con la razón.

Señor Jesús ayúdame a entenderme a mí misma, para poder actuar de la forma correcta, ayúdame a entenderme para ayudar a a los demás también.!!

Comparte

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s