UN DESTINO GLORIOSO

BY EDITH VILLANUEVA

Photo by Tara Winstead on Pexels.com

Un futuro Seguro y extraordinario es la Promesa de Dios, es ese destino glorioso que tú vas a gozar si confiesas que Jesús es tu salvador, entregas tu corazón y llevas una vida correcta que honra a Dios.

La palabra de Dios en Juan 14:6     nos dice: “Jesús le contestó: ‘Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie puede llegar al Padre si no es por medio de mí’” 

Jesús es el camino más extraordinario y seguro que te va a llevar al cielo, existen muchos caminos en este mundo perdido que te engañarán y te hacen pensar en tu propia prudencia que son diferentes pero que al final es lo mismo, esto es simplemente el adversario intentando distraerte, es que su trabajo es no dejarte entrar en el camino correcto y llevar tu vida en una vida de confusión y miseria.

Se prudente en cada decisión que tomas y elige el camino correcto, aquel que te da seguridad eterna porque el único camino a Dios es Jesús.

La palabra de Dios en 1 Timoteo2:5 nos dice: “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre “

El único que puede interceder por tí delante de Dios es Jesús, él es el único garante o árbitro que es capaz de cumplir con este rol en el nuevo pacto entre Dios y los hombres, por esta razón es Jesús el único y definitivo mediador.

Por lo tanto, te pido que revises el camino que has escogido y recuerda también la palabra de Dios nos dice en Mateo 7:13-14: “Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan”. Si no has elegido a Jesús te aseguro que tu destino no será glorioso.

Jesús es la verdad o el verbo porque él es la esencia del mensaje de la palabra de Dios, Él es el único que puede llenar nuestro ser.  Jesús es el perfecto amor, la protección eficaz, la fuerza y energía para vivir, el único que puede perdonar nuestros pecados, la alabanza, la alegría y solo Él puede darnos una mente renovada que nos hace libres. Nunca más esclavos porque el venció a la muerte para siempre con su resurrección, es decir su obra redentora.

Él es la verdad porque Jesús es la guía para hacer las obras del espíritu santo y vivir en Dios. La verdad nos hace libres y nos prepara para la eternidad.

La palabra de Dios en Deuteronomio 30:19 nos dice: “Hoy te he dado a elegir entre la vida y la muerte, entre bendiciones y maldiciones. Ahora pongo al cielo y a la tierra como testigos de la decisión que tomes. ¡Ay, si eligieras la vida, para que tú y tus descendientes puedan vivir”

Jesús es esa vida plena y abundante porque el vino con ese propósito de salvar al mundo de la condenación del pecado y de la muerte, sin Jesús estas muerto, tu vida está sin propósito y sin sentido, es como una muerte lenta porque no tener a Jesús es no tener vida.

Jesús es el camino correcto en un mundo de tantos caminos de perdición, Jesús es la verdad en un mundo lleno de tantas mentiras y Jesús es la vida en un mundo que está condenado a morir.

Entonces toma el camino correcto, acepta la verdad que es Jesús para encontrar la verdadera salvación y obtendrás tu pasaporte para entrar al reino de los cielos.

Jesús es la vid verdadera, el pan de vida, la luz del mundo y el buen pastor que da la vida por sus ovejas. Jesús es la verdad absoluta por eso hay una relación estrecha ente el camino, la verdad y la vida porque Jesús es nuestra salvación, felicidad y existencia.

Oh, amado Señor Jesús, tómanos en tus brazos de amor, yo te acepto como mi Salvador porque tú eres el único camino verdadero, enséñanos a vivir en tu verdad y danos esa vida en abundancia que solo tú nos puedes dar.  ¡Amén!

¿Quién subirá al Monte de Jehová?  

by Edith Villanueva

 
 Es decir ¿Quién podrá entrar en el Lugar Santísimo? La respuesta correcta o el requisito indispensable lo encontramos en salmos 24:4 nos dice: “El limpio de manos y puro de corazón; El que no ha elevado su alma a cosas vanas, Ni jurado con engaño”.
 
Tener un corazón puro nos permite ver la santidad de Dios más claramente, nosotras las mujeres de fe confiamos y vemos su mano trabajando de manera más convincente en nuestras vidas y lo amamos sinceramente porque Dios es Fiel, sin mancha y puro, lleno de amor.

La palabra de Dios también nos dice en 2 Corintios 7:1 “así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios”.
Deseamos intensamente poder verlo, en eso se basa nuestra fe y recompensa, en llevar una vida de integridad y santidad delante de Dios, separadas de la maldad y de lo que contamina nuestra vida. La limpieza de nuestras manos refleja el buen trato, tu trabajo eficiente y la bendición que tu ejerces alrededor de tu entorno. Pero es a través de la sangre de Cristo, que nuestras manos y nuestros corazones se han limpiado y purificado de todo el pecado que nos asediaba. Esto significa que gracias al sacrificio que Jesús hizo al morir en la cruz, su sangre derrama fue ofrecida en sacrificio por nuestros pecados y es por eso por lo que nosotras somos capaces de servir y adorar a Dios.

Es el espíritu santo que vive en nosotras es quien nos ayuda en nuestras debilidades y es también nuestro guía para mantener una relación correcta con Dios. Una de las bendiciones es que la pureza elimina los obstáculos que nos impiden ver a Dios. La única vida que realmente agrada al Padre es aquella que tiene una pureza tanto externa como interna, ya que puedes fingir pureza al verte bien, pero realmente tus verdaderas acciones te delatarán.
 Bienaventurados los puros de corazón porque verán a Dios, es una promesa escrita en la biblia, nosotras anhelamos verlo, porque es el deseo de nuestro corazón llevar una vida en santidad simplemente porque Dios ha cambiado nuestra naturaleza y nos ha dado una naturaleza regenerada que lo anhela a él. Con el Espíritu Santo que mora en nosotras, se quitan las vendas que no nos dejaba mirar en otro tiempo sin cristo, pero ahora podemos ver el mundo y nuestras vidas con una luz completamente nueva; Una perspectiva completamente nueva porque vivimos una vida agradable delante del señor.

Entonces te pregunto ¿Quién puede trepar hasta la cima de su morada y contemplar su belleza? ¿Quién se atreve a entrar por esa puerta? La mujer que anda en integridad y hace justicia. 
La comunión con Dios en una vida de adoración que lo abarca todo, la dicha de vivir en la Presencia de Dios en el monte santo. Dios nos esta llamando a su subir a su santo lugar porque quiere bendecirnos, levantarnos, prosperarnos y llenarnos de su presencia por encima de todo principado y de todos los poderes que existen en este mundo.  Dios tiene preparado la entrada a la nueva Jerusalén reservada y preparada para el pueblo de Dios porque tenemos la ciudadanía celestial y nuestro pasaporte es una vida santa, vivimos en santidad porque tenemos esa conexión diaria que nos permite obtener una relación personal e íntima de adoración con Jesucristo.
 
“Quiero, pues, que en todas partes los hombres oren, levantando las manos al cielo con pureza de corazón, sin enojos ni contiendas”. 1 Timoteo2:8