¿Cuál es tu mejor ofrenda?

urlSi consideramos a Dios como Padre y como Señor nuestro tendremos a bien ofrecer siempre lo mejor de nosotros o de lo que hagamos. Pero, ¿Qué pasa cuando lejos de ofrecer lo mejor le ofrecemos lo que sobra o lo peor?

La Biblia narra un suceso en el que Dios responde a su pueblo por la clase de ofrenda que éste le está ofreciendo:

“El hijo honra al padre, y el siervo a su señor. Si, pues, soy yo padre, ¿dónde está mi honra? y si soy señor, ¿dónde está mi temor? dice Jehová de los ejércitos a vosotros, oh sacerdotes, que menospreciáis mi nombre. Y decís: ¿En qué hemos menospreciado tu nombre? En que ofrecéis sobre mi altar pan inmundo. Y dijisteis: ¿En qué te hemos deshonrado? En que pensáis que la mesa de Jehová es despreciable. Y cuando ofrecéis el animal ciego para el sacrificio, ¿no es malo? Asimismo, cuando ofrecéis el cojo o el enfermo, ¿no es malo? Preséntalo, pues, a tu príncipe; ¿acaso se agradará de ti, o le serás acepto? dice Jehová de los ejércitos.” 

Malaquías 1:6-8 (Reina-Valera 1960)

En ocasiones podemos confundirnos y pensar que podemos engañar a Dios con la clase de ofrenda que le estamos ofreciendo.

En el antiguo tiempo todo animal que se ofreciera cómo ofrenda a Dios tenía que ser perfecto, sin ningún defecto. Sin embargo, los sacerdotes habían olvidado este detalle y simplemente estaban ofreciendo sacrificio delante de Dios solo por presentarlo, no con la intención de que fuese agradable a Dios.

A veces podemos caer también nosotros en la monotonía de hacer las cosas para Dios solo por hacerlas, por costumbre o por simple rutina, cuando en realidad todo lo que debe ser ofrecido a Dios debe ser con excelencia y dando lo mejor que tenemos.

Si lo que estamos ofreciendo delante de Dios no es lo mejor, tampoco esperemos grandes respuestas de Dios, recuerda que a Dios no se le puede engañar, tú puedes pensar que estas ofreciendo lo mejor, pero Dios ve más allá de lo material o humano, el corazón con el que estás ofreciendo esa ofrenda.

¡Examinemos nuestra ofrenda! ¡Examinemos nuestras intenciones!, que lo que ofrezcamos a Dios sea el fruto del amor que sentimos por Él, que cada día nos preocupemos por ser mejores para Dios, de dar lo mejor de nosotros, porque Él dio lo mejor de sí para el bienestar de nosotros.

 

¡Ofrécele lo mejor a Dios en este nuevo año!

Meditación en el libro de la ley

profetica-uncion-isacar

Josué 1:8 “Nunca se apartara de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien” Fue un mandato de Dios el hecho de meditar: “de día y de noche meditaras en él”, el señor no nos dice simplemente que lo leamos sino que meditemos en él porque es una clave para lo que dice después: “porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien” Quizá muchas veces intentamos buscar la respuesta a lo que necesitamos rápidamente sin consultar a Dios y no comprendemos lo que pasa, pero la palabra nos muestra que es una clave meditar para alcanzar la victoria y éxito. Cuando buscamos de Dios en oración también debemos meditar en lo que Dios quiere con respecto a algún asunto, seguramente vengan a nuestra mente versículos y palabras de la biblia las cuales debemos meditar porque Dios nos está hablando.

¡TU ERES MI AYUDADOR!

El mundo de los negocios es como una montaña rusa, a veces nos va bien y a veces no tanto. Es alli cuando nos desanimamos y queremos abandonar nuestros proyectos. Pero Dios nos dice en Isaias 41:10 “No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudare, siempre te sustentare con la diestra de mi justicia” El señor siempre estara de nuestro lado,  abrira puertas donde menos lo esperemos y cuando creamos que ya no podemos, solo debemos fijar nuestra mirada en el y proclamar ¡TU ERES MI AYUDADOR!