¿Cuál es tu mejor ofrenda?

urlSi consideramos a Dios como Padre y como Señor nuestro tendremos a bien ofrecer siempre lo mejor de nosotros o de lo que hagamos. Pero, ¿Qué pasa cuando lejos de ofrecer lo mejor le ofrecemos lo que sobra o lo peor?

La Biblia narra un suceso en el que Dios responde a su pueblo por la clase de ofrenda que éste le está ofreciendo:

“El hijo honra al padre, y el siervo a su señor. Si, pues, soy yo padre, ¿dónde está mi honra? y si soy señor, ¿dónde está mi temor? dice Jehová de los ejércitos a vosotros, oh sacerdotes, que menospreciáis mi nombre. Y decís: ¿En qué hemos menospreciado tu nombre? En que ofrecéis sobre mi altar pan inmundo. Y dijisteis: ¿En qué te hemos deshonrado? En que pensáis que la mesa de Jehová es despreciable. Y cuando ofrecéis el animal ciego para el sacrificio, ¿no es malo? Asimismo, cuando ofrecéis el cojo o el enfermo, ¿no es malo? Preséntalo, pues, a tu príncipe; ¿acaso se agradará de ti, o le serás acepto? dice Jehová de los ejércitos.” 

Malaquías 1:6-8 (Reina-Valera 1960)

En ocasiones podemos confundirnos y pensar que podemos engañar a Dios con la clase de ofrenda que le estamos ofreciendo.

En el antiguo tiempo todo animal que se ofreciera cómo ofrenda a Dios tenía que ser perfecto, sin ningún defecto. Sin embargo, los sacerdotes habían olvidado este detalle y simplemente estaban ofreciendo sacrificio delante de Dios solo por presentarlo, no con la intención de que fuese agradable a Dios.

A veces podemos caer también nosotros en la monotonía de hacer las cosas para Dios solo por hacerlas, por costumbre o por simple rutina, cuando en realidad todo lo que debe ser ofrecido a Dios debe ser con excelencia y dando lo mejor que tenemos.

Si lo que estamos ofreciendo delante de Dios no es lo mejor, tampoco esperemos grandes respuestas de Dios, recuerda que a Dios no se le puede engañar, tú puedes pensar que estas ofreciendo lo mejor, pero Dios ve más allá de lo material o humano, el corazón con el que estás ofreciendo esa ofrenda.

¡Examinemos nuestra ofrenda! ¡Examinemos nuestras intenciones!, que lo que ofrezcamos a Dios sea el fruto del amor que sentimos por Él, que cada día nos preocupemos por ser mejores para Dios, de dar lo mejor de nosotros, porque Él dio lo mejor de sí para el bienestar de nosotros.

 

¡Ofrécele lo mejor a Dios en este nuevo año!

Comparte

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s