UN NUEVO ATAVÍO… EL INTERNO, EL DEL CORAZÓN, EL QUE VISTE LA MUJER QUE AMA A DIOS.

1 de Pedro 3:3-4 3 Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, 4 sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios.
Después de que tenemos un verdadero encuentro con nuestro Señor, lo primero que nos ocurre, es poder sentir la manifestación del Amor de Dios en nuestras vidas, amor que cambia, amor que transforma, amor que llena e inunda nuestro ser, amor que perdona, amor que da un nuevo sentido a nuestra existencia; y es así que la revelación de ese gran amor va renovando nuestro atavío interior, que es lo que la Palabra le dice a la mujer que debe de hacer. Cuál es el atavío interno que debemos cambiar…. el del corazón, recordemos que la palabra de Dios nos manda a que de toda cosa guardada, guardemos nuestro corazón porque de él mana la Vida, Jesús es la fuente de Vida, la fuente del amor de Dios, y cuando el corazón de una mujer es transformado por el amor de Dios, de nuevo, todo a su alrededor se sana, florece, cambia, se transforma, y poco a poco nos convertimos en un manantial de Vida. El Padre nos invita por medio de esta escritura a que el atavío nuestro sea en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios; o sea un espíritu dulce, agradable, suave, afectuoso, cariñoso, tranquilo, pacifico, manso en el trato, lleno de gracia, de misericordia, y rebosante del Amor de Dios, y es así como al ser transformadas por ese gran Poder que posee el Amor, llegamos a ser mujeres verdaderamente hermosas, preciosas, estimadas, de gran valor ante los ojos de Dios porque llevamos bendición. Hoy como portadoras de tres grandes cosas que nos ha dado el Espíritu Santo: “porque hoy permanecen en nosotras la fe, la esperanza y el amor, pero el mayor de ellos es el amor”, recordemos que el Amor de Dios es una bendición y hemos sido llamadas a heredar bendición, recibimos por gracia, demos de gracia, multiplique esa bendición, traslade ese amor a sus hijos, a su esposo, a su familia, a sus amigas, que se inunde su alrededor, hable palabras de llenas amor, muestre en todas sus acciones amor, declare en su entorno amor, de amor para que sean transformadas las siguientes generaciones y hagamos de este mundo, un mundo mejor, por el efecto del Perfecto Amor que es nuestro Señor Jesús y el Espíritu Santo del Padre reinando en nuestros corazones, ya que lo único que tu buscas mi amado Dios, es un Corazón……

Comparte

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s