EL MILAGRO DE NO SER

images (9).jpeg

Gálatas 2:20 “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí”.
Sabemos que cada una de nosotros nace con propósito, el cual al NACER DE NUEVO SE ACTIVA, pero mientras la misericordia de Dios y ese tiempo llega, aprendemos en éste mundo a SER lo que Dios jamás ideó que fuésemos, aprendemos del mundo a ser: egoístas, mentirosas, envidiosas, orgullosas, altivas, vanidosas, celosas etc… aprendemos y hacemos las obras de la carne.
Cuando venimos a los pies de Cristo, nuestra vida comienza a tener sentido, e inicia un proceso de un nuevo aprendizaje, y aprendemos a NO SER egoístas y comenzamos a ser dadoras alegres, a NO SER mentirosas porque aprendemos a hablar verdad con nuestros labios, a NO SER envidiosas ya que el Señor nos enseña que a cada una es prosperada conforme prospera nuestra alma, conforme a las riquezas en gloria en Cristo Jesús y que si buscamos el reino de Dios y su justicia las cosas que necesitamos vendrán por añadidura, a NO SER orgullosas, altivas, vanidosas, etc y empiezan a importarnos las almas, empezamos a orar por los demás, a interceder, a servir, a clamar, a buscar respuestas y a encontrarlas para llevar esperanza a los necesitados; y así vamos cambiando el ser que hemos sido, hasta irnos transformando por el Amor Eterno de Dios, de tal manera que empezamos a reflejar a Cristo en Nosotras, porque cuando dejamos de lado la mujer que un día fuimos, ocurre el milagro del NO SER porque ya no somos nosotras, es Cristo viviendo en nosotras…. Y es donde empiezan a ocurrir maravillas, prodigios, señales, sanidades, milagros, manifestados a través de nuestras vidas, los cuales no inician en el momento en que se evidencian aquí en la tierra, las maravillas, señales, prodigios, sanidades, milagros ocurren mucho tiempo antes, ocurren cuando morimos al yo, cuando somos juntamente crucificadas con Cristo, porque todo es un resultado de la intervención de Dios en la vida de sus hijas (os), suceden cuando lo dejamos a Él actuar, y de eso se trata.. de que sea Él, no nosotros, para que sea Él, el que reciba toda la Gloria, la Honra, la Alabanza, la Adoración permitamos que en nosotras ocurra el milagro de ya NO SER por el Poder Maravilloso del Amor de Dios, deja que de hoy en adelante sea nuestro Padre quien haga, descansa, deja ya de ser, para que su Presencia vaya delante de ti y de mí, realizando Él las manifestaciones gloriosas y maravillosas que mostramos las hijas de Dios.
Bendiciones.

CUÁL SERÁ TU LEGADO?

Romanos 8:17 y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si en verdad padecemos con El a fin de que también seamos glorificados con El.

Legado o Herencia: son  Cosas materiales o inmateriales que se dejan en testamento o se transmiten de padres a hijos, de generación en generación.

Cuando hablamos de legado la mayoría de las personas se imaginan cosa materiales como ser dinero, casas, propiedades, etc, raras veces por no decir casi nunca pensamos en el legado espiritual, el cual es que verdaderamente debe de ser prioridad en nuestras vidas.

El dejar un legado material requiere de años de trabajo, esfuerzo, sacrificio, no es malo, y para muchos es importante, pero en este tiempo yo deseo animarte para que trabajes y te esfuerces en lo que la biblia nos enseña y es en dejar a nuestras futuras generaciones el legado espiritual, legado que no se desgasta, no se destruye, no se lo roban porque se encuentra como tesoro en los cielos.  Para poder reclamar un legado o herencia es requisito que haya muerto el testador, Jesús murió, resucitó, y fue su muerte la que nos dio el derecho de ser coherederos juntamente con Él de la herencia o legado más grande que un ser humano puede llegar a poseer: somos coherederas del Reino del Padre y de todo lo que esto representa y trae a nuestras vidas.

Estoy plenamente convencida de que como mujeres de propósito entre  las cosas que debemos de heredar a nuestras futuras generaciones es primeramente el Amor de nuestro Padre por las almas perdidas, Amor que cada una de nosotras hemos experimentado, Amor que nos ha cambiado, transformado, renovado de tal forma que a donde nosotros vamos el Amor de Cristo es palpable, es respirable, visible, y con ese Amor que Él ha puesto en nosotras, cada una podemos transformar, dar vida a todo lo que está a nuestro entorno. Nuestras vestiduras, están revestidas del Amor que es el vínculo perfecto? Son sin mancha, sin arruga, son vestiduras de Santidad, de obediencia, de gracia, de favor, de misericordia, de perdón. Esas vestiduras son  otro de los tesoros que podemos heredar a nuestras generaciones, Cómo? Con nuestro ejemplo.

Pensemos, examinémonos, meditemos, en que estamos trabajando, esforzándonos? Meditamos y  leemos  la palabra, oramos para que estos tesoros se agranden, damos una milla más, amamos como a nosotras mismas,  hablamos a los necesitados de Cristo, damos esperanza, una palabra de aliento?, lo que hoy sembremos en nuestros hijos, en nuestras familias con el ejemplo,  es el llegado, es la herencia, es la huella, es el olor, la fragancia que vamos a dejar en esta tierra, por el cual seremos recordadas haciendo historia, porque será multiplicado para Vida Eterna ya que somos sus hijas, a ti te heredaron las Naciones…. Cuál será tu herencia?.

Dios les Bendiga.

BIENAVENTURADAS…

LUCAS 1:45

 45 Y bienaventurada la que creyó, porque se cumplirá lo que le fue dicho de parte del Señor.

Bienaventurada: término que significa bendecida, favorecida, dichosa, tres veces feliz…

Sin importar las circunstancias que has vivido o en las que te encuentres, si hay algo en lo que debemos de estar cimentadas, arraigadas, empoderadas, es en cada una de las palabras que Dios ha dicho de nosotras, debemos de apoderarnos de ellas, creyendo que pase lo que pase, lo dicho se cumplirá. Pero primeramente deberíamos de meditar en que creemos…en palabras esperanzadoras, alentadoras, o en palabras reales, verdaderas, dadas por un Dios Vivo para el cumplimiento del propósito que Él tiene para nuestras vidas. Como mujeres de propósito que hemos alcanzado madurez  debemos de estar  plenamente convencidas, seguras, de que no importa el o los procesos que hayamos vivido, sabemos que vamos caminando hacia la meta, hacia el supremo llamamiento, olvidando lo que ha pasado, extendiéndonos hacia un maravilloso futuro dado por Dios, futuro que solo avizoramos por medio de nuestros ojos espirituales, pero del cual estamos agarradas, aferradas por una palabra dada, la cual nos impulsa, nos anima, nos fortalece,  y nos trasciende como mujeres de fe, de avanzada, de conquista, de propósito,  de victoria, mujeres llenas de la sabiduría, de poder, de gracia, de favor, de misericordia, pero sobre todo del Amor de Dios, ya que cada palabra dada, recibida, guardada y atesorada en nuestro corazón, ha sido el principio, el cimiento, la base  que nos ha ayudado a edificar no solo nuestra propia vida, sino que también la vida de quienes hoy nos rodean, en el Amor de Dios.

No importa que está sucediendo hoy en tu vida, avanza, camina, no te detengas, da pasos firmes, determinados en fe, mujer de propósito tu sabes hacia dónde vas… se tres veces feliz, vive en Plenitud, ya que has creído,  porque se ha cumplido y se cumplirá lo que te fue dicho de parte del Señor para tu Vida.

Bendiciones.

 

SEAMOS EJEMPLO

1 Corintios 11:1 Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo.

El Apóstol Pablo nos anima en 1 de Corintios 11:1, a que seamos imitadores de él, así como lo fue él de Cristo. Leía esta palabra, Palabra Preciosa,  Hermosa, me regocijó y tocó mi corazón y meditaba cuán importante es que lo que pensamos, hablamos y hacemos como hijas de Dios, este de acuerdo, esté en sintonía con la Palabra de Dios; porque nuestros actos siempre van a hablar más que nuestras propias palabas, nuestros actos van a mostrar al mundo el amor de Dios hacia las almas perdidas, nuestros actos van a mostrar al mundo que hay esperanza, que existe un Dios vivo que  es la respuesta a cada situación, circunstancia, problema, crisis, que hay una salida, una solución, y que Jesucristo en el inmenso amor de Dios hacia su creación  es  y será siempre la respuesta a cualquier acontecimiento que estemos viviendo, que Jesucristo nos sacó y que puede sacar a cualquier persona del lugar en que se encuentre, que Él fue y sigue siendo la esperanza de Gloria para el mundo entero.

Qué compromiso  tan grande el que nuestro Señor nos ha confiado, compromiso que requiere de responsabilidad, sensibilidad, seriedad, madurez, pero sobre todo el vivir una vida que sea un ejemplo, una prueba fehaciente, irrefutable e irreprensible de que Jesús es el único que cambia, transforma y redime vidas, que cambió, transformó nuestro lamento en baile y que hoy por el Amor y la Misericordia de Dios somos mujeres  luchadoras, fuertes, valientes, victoriosas, transformadas en nuestro entendimiento, en nuestro actuar y en nuestro caminar, mujeres libres, restauradas, mujeres llenas del Amor, de la Gracia y del Favor de nuestro Amado, mujeres de conquista,  que caminamos por la vida bajo cielos abiertos, llevando la Verdad que nos hizo libres, esa Verdad que es Cristo Jesús nuestro ejemplo supremo; que  a donde quiera que transitamos,  vamos con el único propósito de sanar, liberar, restaurar al necesitado; declarando  VIDA y enseñando las buenas nuevas para establecer el Reino de Dios sobre la tierra, Reino de Paz, de Amor, de Gozo, de Libertad,  de Abundancia;  de Luz, de Resurrección…  Cómo??….con nuestros actos. Andemos como Cristo anduvo en esta tierra.

Que el Señor les Bendiga.

Oración:

Padre amado venimos delante de tu presencia a darte las gracias por la oportunidad tan grande que Tu nos has dado de poder ser testigos tuyos en esta tierra, en el nombre de Jesús te pedimos que cada pensamiento, cada palabra y cada acto que nosotros realicemos sea conforme a Tu voluntad, la cual es buena, agradable y perfecta, que a donde quiera que nosotras vayamos,  seamos capaces de cambiar atmosferas, de transformar vidas por el poder de tu Amor manifestado que es en Cristo, Señor Nuestro; que sea Tu Presencia siempre con nosotros, y que a cada llamado que Tú nos hagas, nuestra respuesta sea “aquí estoy” para poder establecer Tu Reino sobre esta Tierra. Gracias  porque sabemos que cada petición que te hacemos conforme a tu voluntad es escuchada y manifestada por medio del Precioso Espíritu Santo, gracias Padre por tu Gracia, por tu Amor,  queremos ser imitadoras tuyas, para ser mujeres que sirvan de ejemplo en nuestra casa, en nuestro vecindario, en nuestro trabajo, en nuestra iglesia, en todo nuestro entorno, en nuestra nación, todo te lo pedimos en el nombre de Jesús, para Gloria y Honra Tuya. Amén.

UN NUEVO ATAVÍO… EL INTERNO, EL DEL CORAZÓN, EL QUE VISTE LA MUJER QUE AMA A DIOS.

1 de Pedro 3:3-4 3 Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, 4 sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios.
Después de que tenemos un verdadero encuentro con nuestro Señor, lo primero que nos ocurre, es poder sentir la manifestación del Amor de Dios en nuestras vidas, amor que cambia, amor que transforma, amor que llena e inunda nuestro ser, amor que perdona, amor que da un nuevo sentido a nuestra existencia; y es así que la revelación de ese gran amor va renovando nuestro atavío interior, que es lo que la Palabra le dice a la mujer que debe de hacer. Cuál es el atavío interno que debemos cambiar…. el del corazón, recordemos que la palabra de Dios nos manda a que de toda cosa guardada, guardemos nuestro corazón porque de él mana la Vida, Jesús es la fuente de Vida, la fuente del amor de Dios, y cuando el corazón de una mujer es transformado por el amor de Dios, de nuevo, todo a su alrededor se sana, florece, cambia, se transforma, y poco a poco nos convertimos en un manantial de Vida. El Padre nos invita por medio de esta escritura a que el atavío nuestro sea en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios; o sea un espíritu dulce, agradable, suave, afectuoso, cariñoso, tranquilo, pacifico, manso en el trato, lleno de gracia, de misericordia, y rebosante del Amor de Dios, y es así como al ser transformadas por ese gran Poder que posee el Amor, llegamos a ser mujeres verdaderamente hermosas, preciosas, estimadas, de gran valor ante los ojos de Dios porque llevamos bendición. Hoy como portadoras de tres grandes cosas que nos ha dado el Espíritu Santo: “porque hoy permanecen en nosotras la fe, la esperanza y el amor, pero el mayor de ellos es el amor”, recordemos que el Amor de Dios es una bendición y hemos sido llamadas a heredar bendición, recibimos por gracia, demos de gracia, multiplique esa bendición, traslade ese amor a sus hijos, a su esposo, a su familia, a sus amigas, que se inunde su alrededor, hable palabras de llenas amor, muestre en todas sus acciones amor, declare en su entorno amor, de amor para que sean transformadas las siguientes generaciones y hagamos de este mundo, un mundo mejor, por el efecto del Perfecto Amor que es nuestro Señor Jesús y el Espíritu Santo del Padre reinando en nuestros corazones, ya que lo único que tu buscas mi amado Dios, es un Corazón……