EL MILAGRO DE NO SER

images (9).jpeg

Gálatas 2:20 “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí”.
Sabemos que cada una de nosotros nace con propósito, el cual al NACER DE NUEVO SE ACTIVA, pero mientras la misericordia de Dios y ese tiempo llega, aprendemos en éste mundo a SER lo que Dios jamás ideó que fuésemos, aprendemos del mundo a ser: egoístas, mentirosas, envidiosas, orgullosas, altivas, vanidosas, celosas etc… aprendemos y hacemos las obras de la carne.
Cuando venimos a los pies de Cristo, nuestra vida comienza a tener sentido, e inicia un proceso de un nuevo aprendizaje, y aprendemos a NO SER egoístas y comenzamos a ser dadoras alegres, a NO SER mentirosas porque aprendemos a hablar verdad con nuestros labios, a NO SER envidiosas ya que el Señor nos enseña que a cada una es prosperada conforme prospera nuestra alma, conforme a las riquezas en gloria en Cristo Jesús y que si buscamos el reino de Dios y su justicia las cosas que necesitamos vendrán por añadidura, a NO SER orgullosas, altivas, vanidosas, etc y empiezan a importarnos las almas, empezamos a orar por los demás, a interceder, a servir, a clamar, a buscar respuestas y a encontrarlas para llevar esperanza a los necesitados; y así vamos cambiando el ser que hemos sido, hasta irnos transformando por el Amor Eterno de Dios, de tal manera que empezamos a reflejar a Cristo en Nosotras, porque cuando dejamos de lado la mujer que un día fuimos, ocurre el milagro del NO SER porque ya no somos nosotras, es Cristo viviendo en nosotras…. Y es donde empiezan a ocurrir maravillas, prodigios, señales, sanidades, milagros, manifestados a través de nuestras vidas, los cuales no inician en el momento en que se evidencian aquí en la tierra, las maravillas, señales, prodigios, sanidades, milagros ocurren mucho tiempo antes, ocurren cuando morimos al yo, cuando somos juntamente crucificadas con Cristo, porque todo es un resultado de la intervención de Dios en la vida de sus hijas (os), suceden cuando lo dejamos a Él actuar, y de eso se trata.. de que sea Él, no nosotros, para que sea Él, el que reciba toda la Gloria, la Honra, la Alabanza, la Adoración permitamos que en nosotras ocurra el milagro de ya NO SER por el Poder Maravilloso del Amor de Dios, deja que de hoy en adelante sea nuestro Padre quien haga, descansa, deja ya de ser, para que su Presencia vaya delante de ti y de mí, realizando Él las manifestaciones gloriosas y maravillosas que mostramos las hijas de Dios.
Bendiciones.

Comparte

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s