ESCOGIDAS PARA PROVOCAR CAMBIOS!

Por Gina Ramos

Imagenes-de-jesus-abrazando-a-una-mujer-1

LECTURA BIBLICA: ISAIAS 49, 1-3

Escuchadme, islas, y atended, pueblos lejanos.
El Señor me llamó desde el seno materno, desde las entrañas de mi madre mencionó mi nombre.
2 Ha hecho mi boca como espada afilada, en la sombra de su mano me ha escondido;
me ha hecho también como saeta escogida, en su aljaba me ha escondido.
3 Y me dijo: Tú eres mi siervo, Israel, en quien yo mostraré mi gloria.

El señor nos ha escogido a cada una de nosotros como provocadoras de cambios!

El nos ha escogido desde el vientre de nuestra madre para que seamos esas espadas afiladas, esas saetas bruñidas, para que seamos esas armas poderosas en las manos de Dios.

Cuando el Señor Jesús vino a nuestro encuentro, cuando andábamos en nuestra pasada  y vana manera de vivir, y con su amor y misericordia transformo nuestras vidas, nos saco de nuestros cautiverios y soltó nuestras cadenas fue para que le adoráramos y le sirviéramos.

Como Dice la lectura , el nos escogió desde el vientre de nuestra madre para que fuéramos sus servidoras y lleváramos también mucho fruto para El.

Dios nos manda a que hablemos de su palabra en el lugar donde nos encontremos, que caminemos en amor al prójimo y sobre todo en amor hacia las almas perdidas, nos manda a libertar a los cautivos, a sacar de las cárceles de oscuridad a los presos espirituales y pasarlos a su luz admirable.

En nosotros hay diversidad de dones espirituales que Dios no ha dado y a veces no los utilizamos, no los desarrollamos  ni los ponemos en practica, ya que estamos mas enfocadas en nuestros afanes y necesidades personales que nos olvidamos de las necesidades de nuestros semejantes, solo es que demos un vistazo a nuestro alrededor, a nuestra misma familia y amigos mas cercanos y nos daremos cuenta de la gran necesidad que algunos de ellos tiene de una palabra de aliento, de una oración, de un abrazo o de un ” Te amo” salido de nuestro corazón. A veces no comprendemos el poder que hay en nuestras palabras, el poder de un abrazo y el poder de una oración.

Dios nos ha guardado y nos ha librado de todos nuestros enemigos para que restauremos la vida de otras personas, para que a través de nuestra vida y de nuestro testimonio podamos ser esos agentes de cambio y de transformación en otros, por eso dice en su palabra que en nosotros El se va a glorificar, ya que Dios quiere usarnos para que seamos de bendición para todas las personas que nos rodean y podamos presentarles a ese Jesús que nos amo hasta la muerte y que se dio a si mismo por cada uno de nosotros.

Gina Antonella Ramos

 

 

Comparte

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s