FE Y PERSEVERANCIA

 

Image result for mujer perseverante en la biblia

Por Tomasa Rivera

Mateo 15:21-28

15:21Saliendo Jesús de allí, se fue a la región de Tiro y de Sidón.
15:22 Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio.
15:23 Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros.
15:24 El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel.
15:25 Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: ¡Señor, socórreme!
15:26 Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos.

15:27 Y ella dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos.
15:28 Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora.

 

Introducción:

 La mujer sirofenicia en el Evangelio era del territorio noroeste de Galilea, donde se hallaban las ciudades de Tiro y Sidón. Mateo la llama cananea, refiriéndose a sus antepasados, que eran enemigos de Israel. La audiencia judía de Mateo comprendería de inmediato el significado de que Jesús ayudara a aquella mujer. Perro era un término que los judíos por lo general aplicaban a todo gentil, porque los judíos consideraban que los paganos parecían perros al no recibir la bendición de Dios. Jesús no estaba degradando a la mujer al usar este término sino reflejando la actitud de los judíos en contraposición con la suya. La mujer no discutió. Usando las mismas palabras de Jesús, estuvo de acuerdo en ser considerada como perra siempre que pudiera recibir la bendición de Dios para su hija.

  1. La mujer y su fe.

Esa madre Cananea había sufrido mucho, había visto a su hija atormentada del demonio, y no había podido aliviarla. Sin embargo, ese  sufrimiento la encaminó hacia Jesucristo, y la movió a hacer una súplica, Jesús le responde “ No soy enviado sino a los hijos de Israel”; y cuando ella se postró para insistirle, de nuevo recibió una respuesta negativa, dijo: “No está bien tomar el pan de los hijos y echarlo a los perrillos”. ella no se rindió, no se desanimó por el rechazo, Ella le dijo: “Pero aún los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa. Esta mujer tenía fe que creció en el contacto con Jesús  la fe de esta mujer, era una fe que adoraba. Empezó por seguirle, pero acabó de rodillas delante de El; empezó dirigiéndole una petición, pero acabo` hablándole en oración. Siempre que venimos a Cristo, debemos empezar por adorar Su Majestad, y sólo entonces podremos presentarle nuestra necesidad.

 2.- Una mujer optimista y perseverante

 Esta mujer nos enseña a insistir ella pedía algo justo,  era una lección de vida para que comprendamos que obtener milagros implica enfrentar un proceso que nos lleva a otro nivel, nos perfecciona y prepara para recibir lo que deseamos. Esta mujer vino a Cristo con un amor, con una fe que siguió creciendo hasta arrodillarse a los pies, con una perseverancia  porque a pesar de que Jesús le decía que no había sido enviado a las ovejas perdidas de Israel ella insistió en recibir el milagro, ella sabía que en Él estaba la solución a los problemas de su hija y también sus problemas porque una madre, siempre sufre a la par de sus hijos.

3.- Jesús responde sus suplicas

Jesús no pudo resistir más esta muestra tan grande de fe, humildad y persistencia,  le concedió lo que más quería: la sanidad de su hija. La fe persistente siempre recibe su galardón. Si alguien tuviera una duda en cuanto a la actitud de Jesús en su encuentro con la mujer sirofenicia, esa duda se disipa ante el resultado final. El elogió la fe de la mujer y sanó a su hija. Por otro lado, Israel estaba rechazando a Jesús, pero él se mantuvo fiel en dar la primera oportunidad del reino a su pueblo. Seguramente este acto de humillación y clamor conmovió a Jesús.

Él nos habla a través de Su Palabra, es necesario crecer en fe, ser agradecido y humilde, así crecerás y alcanzarás el nivel de fe para ver maravillas sobrenaturales.

Oración :

“Padre, nos rendimos ante  a ti para siempre,  te pedimos perdón por no valorar cuanto hemos  recibido de tus manos, sé que aún tienes más para nosotros y no descansaremos  hasta recibir tus bendiciones sobre abundantes. Bendice a cada hermana, responde a cada necesidad, has un milagro en sus vidas y en la vida de sus familiares, trae sanidad, a sus cuerpos a sus finanzas a sus hogares. Amen.

Comparte

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s