BEBIENDO DEL AGUA VIVA

Juan 4:1-42

En aquel encuentro de Jesús con la mujer Samaritana en el Pozo de Jacob, él le pidió agua, mas ella sin saber con quien hablaba se extrañó, pero él le dijo: “Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías y él te daría agua viva”

Dios demanda de nosotros algo, como nuestro tiempo, nuestros talentos, o que seamos portadores de las buenas nuevas de salvación como lo hizo ésta mujer, su palabra fue el testimonio que muchos necesitaron para creer.  Ella no era una experta y conocedora de las escrituras, pero abrió su corazón a las palabras del Maestro y fue transmisora de una experiencia transformadora que alcanzó a muchos.

Dispón tu corazón para creer y trabajar para expandir el Reino de Dios y ser un instrumento de bendición; sin importar cuáles son tus circunstancias, tus necesidades, tus anhelos puedes estar segura que El Señor tiene cuidado de ti, que quiere bendecirte y sobretodo que Él puede saciar nuestra alma pues Él es la única fuente de agua viva que salta para vida eterna.

Oración: Señor te adoro con todo mi corazón, rindo mi vida ante ti y te entrego mi confianza; quiero ser útil en tus manos.

Comparte

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s