Jesús siempre llega a tiempo

JESUS LLEGA A TIEMPO

Jesús siempre llega a tiempo, no antes, no después, no mañana, ni al tercer día, ni mas al rato; Jesús siempre llega en el momento oportuno, exacto, preciso; Jesús siempre llega a tiempo cuando más lo necesitas.
Él nunca se tarda, nunca se demora, Jesús siempre llega a la hora exacta y precisa.
Hoy en día hay tanta violencia, muerte, hay tantos terremotos, tsunamis, inundaciones que creemos que Dios no se da cuenta o no esta enterado de lo que nos esta pasando; pero déjame decirte que Dios siempre tiene el control y esta es otra enseñanza.
Casos Jesús siempre llega a tiempo:

El paralitico de betesda: juan 5:1 a 18 Después de estas cosas había una fiesta de los judíos, y subió Jesús a Jerusalén. Y hay en Jerusalén, cerca de la puerta de las ovejas, un estanque, llamado en hebreo Betesda, el cual tiene cinco pórticos. En éstos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos, que esperaban el movimiento del agua. Porque un ángel descendía de tiempo en tiempo al estanque, y agitaba el agua; y el que primero descendía al estanque después del movimiento del agua, quedaba sano de cualquier enfermedad que tuviese. Y había allí un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba enfermo. Cuando Jesús lo vio acostado, y supo que llevaba ya mucho tiempo así, le dijo: ¿Quieres ser sano? Señor, le respondió el enfermo, no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo. Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho, y anda. Y al instante aquel hombre fue sanado, y tomó su lecho, y anduvo. Y era día de reposo aquel día. Este hombre tenia 38 años postrado, pero Jesús siempre llega a tiempo.

La muerte de Lázaro: Juan 11:1-4 Estaba entonces enfermo uno llamado Lázaro, de Betania, la aldea de María y de Marta su hermana. (María, cuyo hermano Lázaro estaba enfermo, fue la que ungió al Señor con perfume, y le enjugó los pies con sus cabellos. Enviaron, pues, las hermanas para decir a Jesús: Señor, he aquí el que amas está enfermo. Oyéndolo Jesús, dijo: Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.

Juan 11:17-26 Vino, pues, Jesús, y halló que hacía ya cuatro días que Lázaro estaba en el sepulcro. Betania estaba cerca de Jerusalén, como a quince estadios; y muchos de los judíos habían venido a Marta y a María, para consolarlas por su hermano. Entonces Marta, cuando oyó que Jesús venía, salió a encontrarle; pero María se quedó en casa. Y Marta dijo a Jesús: Señor, si hubieses estado aquí, mi hermano no habría muerto. Mas también sé ahora que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo dará. Jesús le dijo: Tu hermano resucitará. Marta le dijo: Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día postrero. Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?

Juan 11:38-44 Jesús, profundamente conmovido otra vez, vino al sepulcro. Era una cueva, y tenía una piedra puesta encima. Dijo Jesús: Quitad la piedra. Marta, la hermana del que había muerto, le dijo: Señor, hiede ya, porque es de cuatro días. Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios? Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto. Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído. Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que tú me has enviado. Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.

Cómo pueden apreciar la muerte no pudo detener a Lázaro, porque Jesús siempre llega a tiempo, no importa por la situación que estés pasando, ya sea por enfermedad, dolor, aflicción, depresión, o te encuentres preso, ataviado o muerto. Ya sea que vivas en china, España, México; tienes que saber que Jesús siempre llega a tiempo. El nunca se tarda, siempre llega en el momento oportuno.

No creían en Jesús:
Pero a pesar que Jesús siempre llegaba a tiempo, el problema era que no creían en Jesús, no creían que el venia de parte de Dios; nunca antes habían visto que una persona hicieran tantas señales, maravillas y prodigios; solamente ellos sabían de un Dios grande que los había liberado de las garras de faraón, haciendo señales a través de Moisés; pero no creían en Jesús; porque ellos sabían de donde venía, sabían quiénes eran sus padres, sus hermanos, pero no reconocían que venia de parte de Dios.

Y el otro problema que no se podía sanar en el día de reposo; y había personas a favor y otras en contra; pero hoy tienes que saber que Jesús siempre llega a tiempo. Así que Jesús te puede sanar ahorita, o en el trayecto a tu casa, o camino al trabajo, o en la noche, porque Jesús siempre llega a tiempo.

El momento exacto:
Cuando todo parecía estar perdido, cuando parecía que Jehová se había olvidado de mandar a un salvador; pero hace cerca de 2000 años Jesús vino a morir en la cruz por ti y por mi, fue una muerte cruel, despiadada, pero Jesús llego en el momento exacto, oportuno, preciso; no antes, no después, -ese era su momento-; Jesús siempre llega a tiempo y por ese momento estamos hoy aquí alabando y bendiciendo su nombre porque Jesús siempre llega a tiempo.

A los suyos vino y los suyos no le reconocieron; más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre; les dio la autoridad de ser hijos de Dios; por eso el día de hoy debes de saber que Jesús siempre llega a tiempo.

 

Comparte

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s