Jesús siempre llega a tiempo

JESUS LLEGA A TIEMPO

Jesús siempre llega a tiempo, no antes, no después, no mañana, ni al tercer día, ni mas al rato; Jesús siempre llega en el momento oportuno, exacto, preciso; Jesús siempre llega a tiempo cuando más lo necesitas.
Él nunca se tarda, nunca se demora, Jesús siempre llega a la hora exacta y precisa.
Hoy en día hay tanta violencia, muerte, hay tantos terremotos, tsunamis, inundaciones que creemos que Dios no se da cuenta o no esta enterado de lo que nos esta pasando; pero déjame decirte que Dios siempre tiene el control y esta es otra enseñanza.
Casos Jesús siempre llega a tiempo:

El paralitico de betesda: juan 5:1 a 18 Después de estas cosas había una fiesta de los judíos, y subió Jesús a Jerusalén. Y hay en Jerusalén, cerca de la puerta de las ovejas, un estanque, llamado en hebreo Betesda, el cual tiene cinco pórticos. En éstos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos, que esperaban el movimiento del agua. Porque un ángel descendía de tiempo en tiempo al estanque, y agitaba el agua; y el que primero descendía al estanque después del movimiento del agua, quedaba sano de cualquier enfermedad que tuviese. Y había allí un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba enfermo. Cuando Jesús lo vio acostado, y supo que llevaba ya mucho tiempo así, le dijo: ¿Quieres ser sano? Señor, le respondió el enfermo, no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo. Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho, y anda. Y al instante aquel hombre fue sanado, y tomó su lecho, y anduvo. Y era día de reposo aquel día. Este hombre tenia 38 años postrado, pero Jesús siempre llega a tiempo.

La muerte de Lázaro: Juan 11:1-4 Estaba entonces enfermo uno llamado Lázaro, de Betania, la aldea de María y de Marta su hermana. (María, cuyo hermano Lázaro estaba enfermo, fue la que ungió al Señor con perfume, y le enjugó los pies con sus cabellos. Enviaron, pues, las hermanas para decir a Jesús: Señor, he aquí el que amas está enfermo. Oyéndolo Jesús, dijo: Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.

Juan 11:17-26 Vino, pues, Jesús, y halló que hacía ya cuatro días que Lázaro estaba en el sepulcro. Betania estaba cerca de Jerusalén, como a quince estadios; y muchos de los judíos habían venido a Marta y a María, para consolarlas por su hermano. Entonces Marta, cuando oyó que Jesús venía, salió a encontrarle; pero María se quedó en casa. Y Marta dijo a Jesús: Señor, si hubieses estado aquí, mi hermano no habría muerto. Mas también sé ahora que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo dará. Jesús le dijo: Tu hermano resucitará. Marta le dijo: Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día postrero. Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?

Juan 11:38-44 Jesús, profundamente conmovido otra vez, vino al sepulcro. Era una cueva, y tenía una piedra puesta encima. Dijo Jesús: Quitad la piedra. Marta, la hermana del que había muerto, le dijo: Señor, hiede ya, porque es de cuatro días. Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios? Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto. Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído. Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que tú me has enviado. Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.

Cómo pueden apreciar la muerte no pudo detener a Lázaro, porque Jesús siempre llega a tiempo, no importa por la situación que estés pasando, ya sea por enfermedad, dolor, aflicción, depresión, o te encuentres preso, ataviado o muerto. Ya sea que vivas en china, España, México; tienes que saber que Jesús siempre llega a tiempo. El nunca se tarda, siempre llega en el momento oportuno.

No creían en Jesús:
Pero a pesar que Jesús siempre llegaba a tiempo, el problema era que no creían en Jesús, no creían que el venia de parte de Dios; nunca antes habían visto que una persona hicieran tantas señales, maravillas y prodigios; solamente ellos sabían de un Dios grande que los había liberado de las garras de faraón, haciendo señales a través de Moisés; pero no creían en Jesús; porque ellos sabían de donde venía, sabían quiénes eran sus padres, sus hermanos, pero no reconocían que venia de parte de Dios.

Y el otro problema que no se podía sanar en el día de reposo; y había personas a favor y otras en contra; pero hoy tienes que saber que Jesús siempre llega a tiempo. Así que Jesús te puede sanar ahorita, o en el trayecto a tu casa, o camino al trabajo, o en la noche, porque Jesús siempre llega a tiempo.

El momento exacto:
Cuando todo parecía estar perdido, cuando parecía que Jehová se había olvidado de mandar a un salvador; pero hace cerca de 2000 años Jesús vino a morir en la cruz por ti y por mi, fue una muerte cruel, despiadada, pero Jesús llego en el momento exacto, oportuno, preciso; no antes, no después, -ese era su momento-; Jesús siempre llega a tiempo y por ese momento estamos hoy aquí alabando y bendiciendo su nombre porque Jesús siempre llega a tiempo.

A los suyos vino y los suyos no le reconocieron; más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre; les dio la autoridad de ser hijos de Dios; por eso el día de hoy debes de saber que Jesús siempre llega a tiempo.

 

Cinco pasos para el Cambio Personal

amistad

La visión de Iniciativas de Cambio es cambiar el mundo, cambiando una vida a la vez, empezando por nosotros mismos. Esto puede parecer muy fácil en teoría, pero ¿qué sucede en la práctica? Tal vez tú quieres ver cambios en tu vida, pero no sabes por dónde empezar.

No hay una fórmula mágica para lograr el cambio personal; el proceso de cada persona es único. Pero aquí hay algunas ideas que te pueden ayudar a pensar en ello.

Paso 1: CONCIENCIA Y CONVICCIÓN
Cada cambio personal empieza cuando la persona siente una necesidad. Necesidades en el mundo, necesidades personales o tal vez algo que anda mal en nuestras actitudes o acciones y que pesa en nuestra conciencia. Pero para lograr un cambio, la convicción de necesitar y querer hacerlo es fundamental para dar el primer paso.

Paso 2: CLARIDAD
Empieza siendo realmente honesto contigo mismo acerca de tus acciones, motivos, sentimientos, deseos. Algunas personas encuentran de gran utilidad el tomarse un tiempo de silencio para escuchar la dirección de Dios, de su voz interior o su conciencia. También puede ser de gran ayuda el compartir tus pensamientos con alguna persona de tu confianza, haciendo esto podrás obtener una diferente perspectiva de las cosas y apoyo. ¿Qué es lo que necesitas poner en orden en tu relación con otras personas o en
alguna situación específica?

Paso 3: DECISIÓN Y COMPROMISO
La única persona que puede hacer algo para cambiar tu vida eres TÚ, aunque todos necesitamos un poco de ayuda del exterior. Las buenas inteciones no son suficientes, tú debes decidir qué cambio quieres hacer y comprometerte a hacer lo que tú creas que debes hacer.

Paso 4: COMUNIDAD
Habiendo empezado a hacer
cambios en tu vida, empieza a
pensar más allá de ti.
efectos pueden tener estos ¿Qué cambios en tu familia? ¿En tu comunidad, lugar de trabajo, escuela o universidad? ¿Dónde y cómo puedes tomar responsabilidad para que las situaciones mejoren? Y no trabajes solo, contáctate con otros, trata de formar equipo con ellos. Si te gustaría encontrar gente que piense como tú para trabajar, tal vez puedas encontrarlos por medio de Iniciativas de Cambio en tu país o cerca de él.

Paso 5: CONTINÚA
Y recuerda, el cambio es un proceso largo que dura toda la vida. ¡Así que ánimo, no te detengas!

CONQUISTANDO LA MONTANA

20151007_171938La ví, imponente, majestuosa, hermosa pero desafiante, hasta para el alpinista más experimentado, allí estaba, retando con su grandeza a ser conquistada con todos sus peligros, obstáculos y desafíos.
Al pie de la montaña, miles anhelan la cumbre, todos hablan y presumen de cómo subirla, en unos segundos todos la recorren de abajo hasta arriba con su mirada, pero pocos son los valientes que se preparan dispuestos a subirla y conquistarla. Muchos se conforman solo con la ilusión y se dicen: algún día lo intentaré. Que triste, es más fácil estar satisfecho con el nivel donde se encuentran, que decidir crecer. Otros que decidieron subir, emprendieron el camino cuesta arriba con el sueño de llegar, no importando si se es el primero o el último, el caso es llegar.

Durante el camino hay varios niveles, lugares donde descansar y renovarse para continuar, algunos, ya cansados se detienen y deciden no seguir subiendo, contentos con lo que ya han logrado, ya no quieren pagar el precio, el sacrificio es demasiado y los beneficios parecen ser muy pocos, se conforman a mirar como otros continúan subiendo con voluntad firme e inquebrantable.

Podemos elegir quedarnos sentados, sobran los pretextos para no seguir, el desaliento puede ser tan grande que nos impida ver la gloria de la cumbre. Para los que abandonan el reto sobran los lugares, pero para el determinado, para el apasionado, para el soñador, no hay descanso que lo tiente, un nivel solo es un descanso para tomar nuevas fuerzas, para renovar las esperanzas, para corregir la estrategia, pero nunca para cambiar ni abandonar la meta.

La cumbre no es para cualquiera, es para los que saben que el gozo viene a través de la lucha, para los que saben que la victoria y el desistir no son compatibles. Los que se quedaron, no tendrán nada que contar, solo podrán decir: por poco y lo logre, pero en ello no hay satisfacción alguna. Los que decidieron seguir, saben bien a donde van, algunos nunca han estado arriba, pero sin duda sabrán distinguir cuando ya estén arriba.

Las criticas y las palabras de desánimo se recuerdan en los momentos más difíciles: “No podrás… estas loco, no lo lograrás…” pero lejos de desanimar, el coraje motiva a los apasionados, los alienta para llegar y los esfuerzos se concentran en la conquista de la montaña.

Cuando al fin se llega a la cumbre, son mucho menos de los que iniciaron, menos pero de un calibre mayor, forjaron en su carácter valores trascendentales, los cuales solo los que llegaron pueden comprender, los triunfadores hablan de disciplina, de alegría, de sacrificio, de retos vencidos, de obstáculos superados de la gran satisfacción que da el éxito, de recuerdos motivantes, y de lecciones invaluables.

En la cumbre no hay quejas, solo compañerismo, es un lugar sumamente agradable, vista increíble, bello paisaje, aire fresco y puro, y sobre todo se goza de sentimientos satisfactorios. Pero esos sentimientos vienen solo después del éxito, después de alcanzar la meta, después de ver realizados los sueños, resultado de constancia, arduo trabajo para llegar a la cumbre, ese gozo solo puede disfrutarse cuando se ha usado todo el potencial que Dios ha dado, ese sentimiento de triunfo es grande cuando se ha visto recompensado todo el sacrificio hecho, alegría de saber que todos los talentos y energía fueron sabiamente administrados. Se han disfrutado tantas emociones y experiencias que ya nada parece imposible, todo esta al alcance y nunca, nunca más se podrá pensar que hay montaña imposible de conquistar. ESA MONTAÑA FUE HECHA PARA SER CONQUISTADA.

La vida es como esa montaña, la cumbre es la visión que el líder debe anhelar apasionadamente para poder vencer todos los retos que implica llegar a la cumbre. Dios te llama a subir al monte

DIOS TE ESTA LLAMANDO A LA MONTAÑA…
Esto es lo que dice el Señor de los Ejércitos Celestiales: «¡Miren lo que les está pasando! Vayan ahora a los montes, traigan madera y reconstruyan mi casa. Entonces me complaceré en ella y me sentiré honrado, dice el Señor. Hageo 1:7-8
Las grandes victorias se logran en la vida en grandes batallas de oración e intimidad con Dios. Monte es sinónimo de Montaña: que al igual significa, soledad, tranquilidad, acercamiento (en sentido Espiritual). Hay momentos de nuestra vida, en los cuales tu y yo necesitamos subir a la montaña de Dios, porque en la montaña siempre esta tu respuesta, Cuando aprendes a subir la montaña y buscar allí el rostro de Dios, tu vida es transformada por el poder de Dios.

Montaña también tiene que ver con altura, Pablo dijo: Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. (Colosenses 3:1-2) Dios esta llamando a su pueblo a que suba a la montaña de Dios, porque quiere darnos respuestas, quiere bendecirnos, levantarnos, prosperarnos, y llenarnos con Su presencia.

El Señor dice:
Yo estoy llamando a mis hijos a un lugar más alto en Mí, por encima de todo principado y todos los poderes de este mundo. Este lugar solo puede ser alcanzado por una adoración pura, por un corazón que está enfocado en Mí. Conforme adoran en Espíritu y Verdad, comenzarán a ser iluminados en lo que concierne a los tiempos y estaciones. Información, ideas, estrategias y planes que los catapultarán en Mis propósitos, les serán revelados solamente conforme ustedes tienen más intimidad a través de Mi Espíritu. Por eso estoy llevando a Mi Iglesia, Mi iglesia fiel, a un lugar donde el cambio es necesario para entrar en los lugares altos Conmigo. Mi pueblo debe poner fin a toda impiedad, toda religión, toda baja vida terrenal, viviendo por lo que les dicta su carne.
Salmo 43:3-4 Envía tu luz y tu verdad; ellas me guiarán hasta tu santo monte, me conducirán hasta el templo donde habitas. Me acercaré entonces a tu altar, mi Dios, y allí, mi Dios, te alabaré al son del arpa, pues tú eres mi Dios, mi gozo y alegría.

 

ALGO GRANDE ESTA POR VENIR

20151009_131845Dios tiene planes de paz y de bien para nosotros. Cuando piensa en cada uno de Sus hijos
sonríe porque somos agradables para Él. El Señor desea que prosperemos y edifiquemos un buen futuro. Quiere que tengas tu propia casa, que trabajes, te esfuerces y produzcas mucho fruto. Además, desea que tengas una familia y que trabajes por la paz de la nación donde vives.

El plan de Dios incluye un bienestar total. Prosperidad no solo se refiere a lo económico, sino también al área emocional, espiritual, física, laboral y financiera. Su bendición es integral. Esta no es una época de destrucción, sino de edificación y bendición, es un tiempo de grandes comienzos, no finales desastrosos. ¡Espera siempre lo mejor que está por venir!

La Palabra nos cuenta sobre el momento cuando el pueblo de Israel estaba a las puertas de la Tierra Prometida. Ellos habían recibido la promesa de esa tierra 400 años antes, desde tiempos de Abraham, pero aún no se había cumplido. Hay diferentes tipos de promesas del Señor. Algunas se alcanzan pronto y otras toman más tiempo, a veces meses, años o generaciones enteras, pero Él necesita que le creamos porque abrimos brecha, recibamos y preparemos la bendición para los que vienen.

En ese momento decisivo, cuando el pueblo estaba a las puertas de la promesa, Dios inicia diciendo que Moisés, el gran líder de los israelitas, había muerto. Pero no les pide que se lamenten. Les dice que Josué tomará el lugar que dejó Moisés y los guiará. No habló del pasado sino del futuro. No esperes que el Señor te hable de la época pasada, sobre lo bien o mal que te fue, ahora Él te habla de avanzar y conquistar porque Sus planes son de bien y estará contigo donde quiera que vayas.

El tiempo de la conquista de la Tierra Prometida había llegado, ya que 40 años antes tuvieron miedo de los gigantes que habitaban el lugar, por eso no pelearon y tuvieron que volver al desierto. Es similar a la situación que vives cuando le has creído a Dios por un buen trabajo o cliente y al tenerlo frente a ti, dudas y fallas. ¡No dudes más porque la indecisión provoca que la bendición se aleje!

En ese momento, cuando Moisés ha muerto y Josué asume el liderazgo, el pueblo cree en la promesa y está dispuesto a luchar contra esos gigantes que vieron antes y que continúan allí. La situación era la misma, pero ellos habían cambiado, estaban decididos, sentían seguridad en que Dios les daría la victoria. Debes estar seguro, ¡estamos a las puertas de algo grande!

Puedes creerlo y tener miedo o sentirte seguro de la presencia del Señor quien te hará dar pasos fuertes y te ayudará a derrotar a tu enemigo. Recuerda las promesas que el Señor te ha dado, y di con toda confianza: “Este año las obtendré”. Dios le dice a Josué que no lo abandonará, además, le pide que se esfuerce y sea valiente. Una de las razones por las que muchos no conquistan el éxito es porque piensan que la fe sustituye al esfuerzo y se vuelven creyentes perezosos.

Por el contrario, quienes realmente tienen fe dicen: “Me esfuerzo y trabajo porque creo que Dios quiere levantarme”. Él desea darte la Tierra Prometida pero pide que te esfuerces. Ante tal promesa no puedes quedarte sentado y ser el mismo de siempre, ¡levántate y ponte en acción! Este no es un tiempo para andar en parrandas y en pecado, no es momento para caer en tentación, este es un tiempo para mejorar tu conducta y demostrar que mereces la bendición que te ha prometido.

Entonces, ocurrirá el cambio en tu vida, dejarás de ver tanta televisión, reducirás tiempo en el Facebook y dedicarás más horas a leer “The Book,” es decir, Su Palabra. Este es un año para entregarte más a Dios, dominar tu carácter, conquistarte y conquistar lo que Él tiene delante de tus ojos.
Tal vez has fracasado, pero no puedes darte por vencido. Tal vez fallaste y tuviste miedo, pero el Señor te dice que desea formarte y prepararte para que triunfes. Los gigantes continúan igual, las promesas están esperándote, eres tú quien debe crecer, aprender, orar, adquirir sabiduría, escuchar consejo y abandonar los malos hábitos. ¡La conquista empieza dentro de ti, esfuérzate y sé valiente! Dale gracias al Señor por las bendiciones que ha preparado para ti.

Prométele que cambiarás y serás mejor persona para merecer Sus pensamientos y deseos de  bien. No lo dudes, ¡Este es el momento para alcanzar tus metas y bendiciones!
1 Jeremías 29:11 afirma: Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.
2 Jeremías 29:5-7 dice: Edificad casas, y habitadlas; y plantad huertos, y comed del fruto de ellos. Casaos, y engendrad hijos e hijas; dad mujeres a vuestros hijos, y dad maridos a vuestras hijas, para que tengan hijos e hijas; y multiplicaos ahí, y no os disminuyáis. Y procurad la paz de la ciudad a la cual os hice transportar, y rogad por ella a Jehová; porque en su paz tendréis vosotros paz.
3 Josué 1:1 relata: Aconteció después de la muerte de Moisés siervo de Jehová, que Jehová habló a Josué hijo de Nun, servidor de Moisés, diciendo: Mi siervo Moisés ha muerto; ahora, pues, levántate y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que yo les doy a los hijos de Israel. Yo os he entregado, como lo había dicho a Moisés, todo lugar que pisare la planta de vuestro pie. Desde el desierto y el Líbano hasta el gran río Eufrates, toda la tierra de los heteos hasta el gran mar donde se pone el sol, será vuestro territorio. Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé. Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos.

Dios te bendiga

El Efecto de las 3 P

EL EFECTO DE LAS 3P
Dios nos ha creado con propósito, con una semilla y está en nuestro interior desde antes que naciéramos. En Génesis 1:12 dice… Comenzó a brotar la vegetación: hierbas que dan semilla, y árboles que dan su fruto con semilla, todos según su especie. Y Dios consideró que esto era bueno. Esto quiere decir que podemos hacer cualquier cosa, porque tenemos potencial ilimitado dado por nuestro Dios, Tú tienes un potencial que descubrir y desarrollar, mientras no lo hagas, jamás podrás saber la gran bendición que existe dentro de ti. Descubre ese potencial a través del efecto de las 3P:
Pasión
La pasión es insistir, persistir y nunca desistir. Una actitud ganadora ante la gente y ante la vida, generara una activación a tus habilidades y destrezas llevándote a alcanzar la meta o propósito.
La pasión es como un fuego ardiente que jamás debe ser apagado en tu interior, es una herramienta vital para conocer tu propósito y desarrollar tu potencial, es estar dispuesto a pasar y a sobrevivir el proceso para alcanzar el sueño de tu corazón.
Poder
Hay poder en tu interior para vivir conforme al plan o voluntad de Dios, pero comienza a creer en ti mismo, Tú tienes el poder para convertir lo imposible en posible, Marcos 9:23 dice que todo es posible para aquel que cree, y Juan 15:7 dice que tú tienes el potencial para recibir cualquier cosa que tu pidas si permaneces en Jesús. Esto equivale a creer que eres más que vencedor! Es como tener un cheque en blanco con una condición para hacerlo efectivo, que es creer en el poder que hay en Cristo y en su palabra.
Presencia
Incluye la presencia de Dios en todos tus planes déjate formar por los pensamientos y las promesas de EL. Deja que la Palabra de Dios te renueve y podrás ver que en Cristo todo se puede lograr.
La presencia de Dios te llevara a desarrollar tu propósito con alegría, con ganas de llegar a la meta, al objetivo, te sentirás seguro porque El ira contigo donde quiera que vayas.
Ánimos la Conquista de este mundo comienza contigo!
Las cosas son tan pequeñas o poderosas como decidas verlas, bendiciones!
Apostol Carolina Montero