A SOLAS CONTIGO MISMA

By Edith Villanueva

Photo by Tuu1ea5n Kiu1ec7t Jr. on Pexels.com

Que hermosos tiempos nos ofrece Dios que nos permiten encontrarnos a solas con nosotras mismas y es como un regalo divino a todo tu esfuerzo que ya sea como profesional, mamá, esposa, hija necesitas obtener, es como un alto a tu rutina diaria, como un elixir que te hace suspirar, disfrutar y rejuvenecer.

Es un momento mágico que te regala Dios para encontrarte contigo misma y disfrutar tu soledad, un viaje corto a otra ciudad, manejando tú sola, separar una habitación en un hotel y pasar algunas horas allí, disfrutar del silencio, saborear la tranquilidad y paz del lugar es como un manjar delicioso a nuestro ser.

Poder contemplar tu soledad, hablar contigo misma, con tu soledad, ¡¡pareciera que estamos locas!! Pero simplemente es una conversación que estaba pendiente y que necesitabas realizar para recobrar energía y sacar todo lo negativo que cargabas en ti, reírte a solas hasta cansarte y recordar las cosas que te hicieron sentirte mal y sacarlas de ti, es también un tiempo perfecto para conectarte con tu creador con tu Dios, tu Señor y agradecerle por todos esos milagros que recibiste.

¡¡Comer sola que delicia es!!  Y es que puede ser que hace mucho tiempo no te sentabas a disfrutar una comida, poder comer despacio sin prisa y saborearla poco a poco, sentirte saciado porque lo hiciste como hace tiempo no podías hacerlo.

Que relajante es estudiar en silencio, quizás trae a tu memoria los tiempos de colegio, cuando estabas sola en tu habitación, no tenías nada de interrupciones y tan placentero que podías pasar todo el tiempo estudiando y podías concentrarte perfectamente en lo que estabas haciendo.

Poder exaltar y bendecir a nuestro Dios, nuestra alma se reconforta y se renueva de una forma extraordinaria y el poder de Dios se manifiesta, nos sana y nos liberta de todo peso muerto en nuestra mente y corazón.

Recuerda esos momentos de retiro espiritual que te hiciste un compromiso contigo misma de empezar de nuevo, de caminar en integridad con Dios, de hacer las paces con los que te trataron mal y dar nuevas oportunidades a aquellos que te fallaron y dar más amor a tus seres queridos, abrazar más a los tuyos y determinarte a hacer la voluntad de Dios .

Es como un volver a vivir más enamorada de ti, de lo que Dios ha puesto en ti, una mirada completa al retrovisor que no habías podido ver por las muchas ocupaciones diarias, valorarte como mujer única y original, un compromiso firme y determinante de volver a hacer una cita sin postergación contigo misma.

Bendiciones.

“En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.” Salmos 23: 2 -3

Comparte

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s