La Alabanza de David

por Bessie Lool

¡Aleluya! ¡Alabad a Dios en su santuario! ¡Alabadle en su poderoso firmamento! ¡Alabadle por sus proezas! ¡Alabadle por su inmensa grandeza! ¡Alabadle con toque de corneta! ¡Alabadle con lira y arpa! ¡Alabadle con pandero y danzas! ¡Alabadle con instrumentos de cuerda y flauta! ¡Alabadle con címbalos resonantes! ¡Alabadle con címbalos de júbilo! ¡Todo lo que respira alabe a Jehová! ¡Aleluya!  Salmo 150: 1-6.

David un hombre que se caracterizó por ser grande o formar parte de un ejercito, elegido por Jehová para gobernar su nación como rey. Pienso en David y me impresiona como alababa al Señor y el momento que ingresaba a su palacio con regocijo, alegría desenfrenada, con gran júbilo al traer el Arca de Jehová a su pueblo, es que parecía que había enloquecido hasta el punto de dar volteretas en el aire como si hubiera perdido la razón, mostrando en parte su desnudez delante de su pueblo, ¡acaso si nosotros hubiésemos sido testigos de tales expresiones lo creeríamos que perdió la cordura!, pero esta fue la alabanza que salió de el como muestra genuina de el gozo que sentía por la presencia del Arca del Pacto en su palacio.

Cuantas veces nos negamos a levantar o alzar las manos al cielo para alabar, para exaltar la grandeza de Dios, nos da pena, no tenemos esa reverencia hacia Él que es digno de la suprema alabanza. Y es que ignoramos el poder que encierra la alabanza. Cuando canto aquella canción que dice “así como David danzaba, así como David fluía en su presencia…….” me digo quiero fluir como David lo hacía.                                                           Y es que eso demanda que lo haga por que Él es digno de recibir las gracias, porque es digno de alabanza, porque Él es grande, poderoso en proezas, porque es bueno, porque es agradable, porque es hermoso. Y su hermosura es tanta que mis ojos no alcanzan a contemplar tanta hermosura pero me cautiva.

Acaso no son suficientes y valederas razones para alabarle a Él. Toda la naturaleza, cada ser viviente, las naciones, mi alma, todo lo que respira, los que le temen al Señor, sus ángeles… es que ¡Él es real! y cuando yo alabo las situaciones cambian, mi vida cambia, las tristezas se van, los aires son transformados, el Padre sonríe al mirarnos.  Aprendamos el valor que tiene nuestra alabanza. No importa como nos sintamos y si usted mi amada en medio de su prueba, de su aflicción, en medio de lo que esté pasando levanta sus manos al cielo, levanta su voz, inclina su corazón y lanza su corona a los pies del único digno de la alabanza y adoración, créalo que las circunstancias de vida que esté pasando comenzarán a cambiar, la atmósfera donde usted se mueve cambiará. Su mentalidad será transformada y vida nueva vendrá sobre usted, comenzará un cambio interior que se reflejará en su rostro y si tenía amargura y su rostro marchito sin vida, en esta hora le digo que ¡si usted alaba!, su rostro será como que le hubieran hecho una cirugía plástica, es que yo miro a las mujeres de reino son bonitas en su rostro es que hasta sin arrugas, son mujeres hermosas que reflejan luz, por que la presencia de Dios está en ellas.

David es el mejor ejemplo de alabanza que encuentro en el libro maestro y de todas las verdades ” la eterna Biblia”.

Así mi amada la motivo a que aplauda, que marche, dance para el Rey, tenga en sus labios la sonrisa y gocese en la presencia de Jehová. ¡Yo quiero alabar, danzar y fluir como David! ¡Y usted?

 

por Bessie Lool

Comparte

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s