EL ME ENCONTRÓ

pexels-photo-210628.jpegPor Bessie Lool

Estaba perdida pero me encontraste y cuando menos esperaba una cita contigo amado Rey, provocaste un cambio en mi mundo, y sí lo reconozco era un mundo que me había absorbido, que me había cambiado el rostro, mi forma de pensar, de sentir, de hacer cada acción de mi vida cotidiana. Una mirada con dureza, ojos altivos, palabras ásperas, sin un poco de caridad, buscando en el mundo el amor verdadero y único que solo en tus brazos puedo hallar.

Yo estaba perdida y tú me encontraste, perturbada, con una mirada buscando en el mundo un falso amor, una mano que se extendiera y cuando todo estaba perdido y no había ya más respuesta ni esperanza, fue cuando comenzó a dolerme el alma y pude entender lo equivocada que había estado todo ese tiempo, ya sin una prosperidad económica.

Me hiciste caminar en el desierto y aprendí a escuchar tu voz, a pedir día con día hasta que la respuesta estaba frente a mí. Hoy puedo decir que el camino a encontrarte no fue fácil, muchas veces sentí un dolor en el corazón y mediante encuentros provocados digo hoy, que me mudaste el corazón, me mudaste la vida, mi espíritu se trasformó, no supe darme cuenta cuándo ni cómo fue que ocurrió, hoy puedo ver una mujer nueva en mí.

Tus cantos de amor suenan día y noche dentro de mí.

¡Dicen que la tercera es la vencida! y así me ocurrió a mí, la tercer vez que llegué a tu lugar de encuentro, me pude dar y entregar, hoy solo sé que mi Dios es real, verdadero, es Poderoso, Príncipe de paz, es fuego, lo llena todo en todo.

Tus planes para mí son mejores que los míos, tu agenda es la que ansío cumplir. Me siento expectante.

Altísimo Jehová gracias por haberme encontrado, no pienso irme de tu regazo, te amo Padre.     ¡Gracias Jesús, el único camino que conduce al Padre!

 

 

EL AMOR QUE ME TRASFORMÓ

pexels-photo-207962.jpegPor Bessie Lool

Amor es una palabra que se comprende el significado de un sentimiento que el ser humano siente; el amor de una madre a su hijo, amor de un hombre hacia una mujer, el amor fraternal, amor a las cosas y/o bienes materiales.  El diccionario de la real academia Española lo define así:

Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.

Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.

Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo. Estos conceptos nos hablan de una necesidad insatisfecha donde el hombre, la mujer buscan llenar una necesidad que traiga ese complemento de la otra mitad para gozar dicha, felicidad y tal parece que aparte de la eterna juventud nos pasamos la vida entera buscando la felicidad o buscando el amor para toda la vida, hablo del amor en pareja eso es lo que en nuestro caso de mujeres buscamos, a ese hombre que es nuestro príncipe azul para toda la vida y resulta que en algunos casos esa persona no es la que imaginamos por tantos motivos; porque solo vimos su aspecto físico, su condición social, condición económica, una profesión universitaria que nos cautivó, pero cuando esa magia se acaba, qué hacemos si nos consideramos fracasadas, derrotadas, que la vida nos quitó lo que era nuestro, lo que tanto nos costó toda una vida esperar y es el fin, ¡por Dios y ahora quién podrá ayudarnos! Es aquí cuando vienen las depresiones, el deseo de morir, de retroceder el tiempo queriendo enmendar ese error.

Amor esa palabra que da todo a cambio de nada. Pero las buenas noticias es que sí hay alguien que me amó con ese amor verdadero, dándolo todo por mí, sin conocerme, a pesar de mis equivocaciones aunque haya sido la persona más vil de esta tierra.

JESÚS ¡ahhh!!! Él me amó sin conocerme, con mis defectos, debilidades, aun sabiendo mi debilidad y que le fallo a menudo sin quererlo, le he sido infiel con los deleites del mundo. Sí Jesús me ama, es la enorme verdad de esta vida, mi amado me ama y yo le amo a él.

 

¡La voz de mi amado! 
Ahí viene, saltando por las montañas,
brincando por las colinas.
Mi amado es como una gacela,
como un ciervo joven.
Ahí está: se detiene
detrás de nuestro muro;
mira por la ventana,
espía por el enrejado.
Habla mi amado, y me dice:
“¡Levántate, amada mía,
y ven, hermosa mía!
Porque ya pasó el invierno,
cesaron y se fueron las lluvias.
Aparecieron las flores sobre la tierra,
llegó el tiempo de las canciones,
y se oye en nuestra tierra
el arrullo de la tórtola.
La higuera dio sus primeros frutos
y las viñas en flor exhalan su perfume.
¡Levántate, amada mía,
y ven, hermosa mía!
Paloma mía, que anidas
en las grietas de las rocas,
en lugares escarpados,
muéstrame tu rostro,
déjame oír tu voz;
porque tu voz es suave
y es hermoso tu semblante”. 

El Padre me dio vida mediante su amor sobrenatural, esos son los brazos y besos que arrullan, que envuelven y lo llenan todo en todo, allí no hay condenación. Que gran amor del Padre que conociendo nuestra naturaleza humana de pecado dio a su hijo Jesús para que limpiase el pecado mío y me hiciese hija, heredera y coheredera con Cristo Jesús. Allí en esa cruz de crucifixión se demostró la más grande prueba de amor que pueda existir. Ya no hay más temor, no hay soledad, la tristeza se ha ido porque su amor me hizo libre, me dio libertad para amar y ser amado por aquel que lo dio todo por mí. Ahora nueva criatura soy y el propósito para el cual nací y fui creada vive en mí, ahora su amor me hizo libre, fuerte.

Su amor es infinito, es por siempre y para siempre, incondicional, misericordioso, con él lo tengo todo. Padre tu amor es el mejor.

 

 

 

 

El Amor de Dios

Por Bessie Lool

url

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”.  Juan 3:16 

El presente pasaje es tan importante y trascendental para mi vida y toda la humanidad, porque con el pecado de Adán y Eva en el Paraíso, perdimos la posición que originalmente teníamos frente a Dios nuestro Padre y es por eso que aquí se refleja el inmenso amor del Eterno al entregar a su hijo en expiación por nuestras culpas, nuestros pecados.

Sé que el amor del Padre es para siempre y sé que Él me ama y que yo soy su hijo.

El amor de Dios es tan grande que no tiene medida y es por eso que nos dio a su hijo amado Jesús en quien tiene todo su contentamiento y el Cordero inmolado en la cruz del calvario lavó mis culpas, mi dolor, mis errores, etc. y eso me dice que yo soy libre y nueva criatura soy hija de Dios, heredera y coheredera en Cristo Jesús. Por eso mi vida entera le ama y anhelo su presencia y su amor que cubre multitud de errores. Por la sangre derramada en la cruz yo he sido restablecida a ocupar el lugar y posición ante mi Padre amado, el Rey de Gloria, Rey de Victoria, es por eso que Jesús es el camino único que conduce al Padre y no hay otro, ni nunca lo habrá. Si desde la eternidad mi Rey ha dicho que yo tengo un propósito en mi existir, yo anhelo hacer su voluntad, ser formada y tallada cual piedra preciosa para hacer su voluntad.

Jesús bendito Jesús, hermoso Jesús gracias por tu sacrificio que no podré nunca pagar tanto amos por mi, tu dolor hace que mi alma desee tocar aunque sea el borde de tu manto, te amo Jesús llena mi ser de tu amor, tu bondad y haz una nueva criatura de mí. Te amo Jesús. El presente pasaje es tan importante y trascendental para mi vida y toda la humanidad, porque con el pecado de Adán y Eva en el Paraíso, perdimos la posición que originalmente teníamos frente a Dios nuestro Padre y es por eso que aquí se refleja el inmenso amor del Eterno al entregar a su hijo en expiación por nuestras culpas, nuestros pecados.

Sé que el amor del Padre es para siempre y sé que Él me ama y que yo soy su hijo.

El amor de Dios es tan grande que no tiene medida y es por eso que nos dio a su hijo amado Jesús en quien tiene todo su contentamiento y el Cordero inmolado en la cruz del calvario lavó mis culpas, mi dolor, mis errores, etc. y eso me dice que yo soy libre y nueva criatura soy hija de Dios, heredera y coheredera en Cristo Jesús. Por eso mi vida entera le ama y anhelo su presencia y su amor que cubre multitud de errores. Por la sangre derramada en la cruz yo he sido restablecida a ocupar el lugar y posición ante mi Padre amado, el Rey de Gloria, Rey de Victoria, es por eso que Jesús es el camino único que conduce al Padre y no hay otro, ni nunca lo habrá. Si desde la eternidad mi Rey ha dicho que yo tengo un propósito en mi existir, yo anhelo hacer su voluntad, ser formada y tallada cual piedra preciosa para hacer su voluntad.

Jesús bendito Jesús, hermoso Jesús gracias por tu sacrificio que no podré nunca pagar tanto amos por mí, tu dolor hace que mi alma desee tocar aunque sea el borde de tu manto, te amo Jesús llena mi ser de tu amor, tu bondad y haz una nueva criatura de mi. Te amo Jesús.

La Alabanza de David

por Bessie Lool

¡Aleluya! ¡Alabad a Dios en su santuario! ¡Alabadle en su poderoso firmamento! ¡Alabadle por sus proezas! ¡Alabadle por su inmensa grandeza! ¡Alabadle con toque de corneta! ¡Alabadle con lira y arpa! ¡Alabadle con pandero y danzas! ¡Alabadle con instrumentos de cuerda y flauta! ¡Alabadle con címbalos resonantes! ¡Alabadle con címbalos de júbilo! ¡Todo lo que respira alabe a Jehová! ¡Aleluya!  Salmo 150: 1-6.

David un hombre que se caracterizó por ser grande o formar parte de un ejercito, elegido por Jehová para gobernar su nación como rey. Pienso en David y me impresiona como alababa al Señor y el momento que ingresaba a su palacio con regocijo, alegría desenfrenada, con gran júbilo al traer el Arca de Jehová a su pueblo, es que parecía que había enloquecido hasta el punto de dar volteretas en el aire como si hubiera perdido la razón, mostrando en parte su desnudez delante de su pueblo, ¡acaso si nosotros hubiésemos sido testigos de tales expresiones lo creeríamos que perdió la cordura!, pero esta fue la alabanza que salió de el como muestra genuina de el gozo que sentía por la presencia del Arca del Pacto en su palacio.

Cuantas veces nos negamos a levantar o alzar las manos al cielo para alabar, para exaltar la grandeza de Dios, nos da pena, no tenemos esa reverencia hacia Él que es digno de la suprema alabanza. Y es que ignoramos el poder que encierra la alabanza. Cuando canto aquella canción que dice “así como David danzaba, así como David fluía en su presencia…….” me digo quiero fluir como David lo hacía.                                                           Y es que eso demanda que lo haga por que Él es digno de recibir las gracias, porque es digno de alabanza, porque Él es grande, poderoso en proezas, porque es bueno, porque es agradable, porque es hermoso. Y su hermosura es tanta que mis ojos no alcanzan a contemplar tanta hermosura pero me cautiva.

Acaso no son suficientes y valederas razones para alabarle a Él. Toda la naturaleza, cada ser viviente, las naciones, mi alma, todo lo que respira, los que le temen al Señor, sus ángeles… es que ¡Él es real! y cuando yo alabo las situaciones cambian, mi vida cambia, las tristezas se van, los aires son transformados, el Padre sonríe al mirarnos.  Aprendamos el valor que tiene nuestra alabanza. No importa como nos sintamos y si usted mi amada en medio de su prueba, de su aflicción, en medio de lo que esté pasando levanta sus manos al cielo, levanta su voz, inclina su corazón y lanza su corona a los pies del único digno de la alabanza y adoración, créalo que las circunstancias de vida que esté pasando comenzarán a cambiar, la atmósfera donde usted se mueve cambiará. Su mentalidad será transformada y vida nueva vendrá sobre usted, comenzará un cambio interior que se reflejará en su rostro y si tenía amargura y su rostro marchito sin vida, en esta hora le digo que ¡si usted alaba!, su rostro será como que le hubieran hecho una cirugía plástica, es que yo miro a las mujeres de reino son bonitas en su rostro es que hasta sin arrugas, son mujeres hermosas que reflejan luz, por que la presencia de Dios está en ellas.

David es el mejor ejemplo de alabanza que encuentro en el libro maestro y de todas las verdades ” la eterna Biblia”.

Así mi amada la motivo a que aplauda, que marche, dance para el Rey, tenga en sus labios la sonrisa y gocese en la presencia de Jehová. ¡Yo quiero alabar, danzar y fluir como David! ¡Y usted?

 

por Bessie Lool