La Pérdida de un Ser Amado.

rosa

POR: Skarleth Dohm

“Los necios piensan que los justos están muertos, su final les parece una desgracia, y su salida de entre nosotros, un desastre; pero ellos están en paz” (Sb 3, 2-3).

Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente. Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío! Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron. (Juan 20:27-29)

Qué difícil es enfrentar la pérdida física de un ser querido, de una persona con la cual estamos acostumbrados a vivir,a compartir , soñar, caminar y  luchar.

Por nuestra naturaleza, nunca estamos preparados para enfrentar la muerte de alguien que amamos. Solo nuestra comunión con Dios nos permite aceptar este duro proceso.

Es en estos momentos difíciles cuando nuestra fé tiende a quebrantarse.

nos hacemos preguntas desafiantes.

Pero yo tenía fe en Dios? Porqué permitió que muriera? Nunca escuchó mis oraciones. Porqué no lo (a)sanó? .

Y muchas otras interrogantes que sólo nos llenan de dolor,desesperanza y desolación. Nos lamentamos de no haber cambiado las circunstancias que hicieron que esa muerte sucediera. Como jugando a ser Dios.

Nos reprochamos: Si hubiera estado ahí. Si hubiese tenido el dinero suficiente para pagar ese tratamiento, esas medicinas, si lo hubiese traído a vivir conmigo lo hubiese cuidado mejor!

Entender que todos tenemos un día para nacer  y un día para partir ante la presencia de Dios. Es lo más difícil.

Abandonarnos por completo ante la voluntad de Dios nunca ha sido tan fácil ,generalmente siempre queremos que se haga nuestra voluntad no queremos sufrir, no queremos tener pruebas ,no queremos pasar por situaciones dolorosas.

Pero en realidad quién quiere perder físicamente alguien que se ama?

Nadie!!!

Todos tenemos una misión que cumplir,  un propósito y cuando la finalizamos es momento de partir.

Nuestro Padre Celestial en su infinita misericordia nos ha prometido que un día estaremos juntos de nuevo! Y que morir es nacer ante su presencia.

Es en estos momentos cuando Él está más cerca de nosotras, amándonos, fortaleciéndonos y acompañándonos en esta difícil prueba.

«la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida. eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor» (Rom. 6: 23).

La muerte forma parte de la vida, es por eso que debemos aprovechar al máximo nuestro tiempo con los nuestros, dar lo mejor de nosotros cuando les tenemos, darles amor en abundancia para que cuando llegue el momento de la separación física estemos en paz y ellos también.

Así que si has perdido una madre, un padre, un hijo, un esposo(a) un pariente, alguien importante en tu vida.Cree que Dios te acompañará a despedirlo de este mundo, y a recibirlo con una fiesta en el cielo.

Y lo mejor de todo es que existe la resurrección en Él.

Si conoces a alguien que esté atravesando por esta situación, acompañale, dale esperanza, comparte la palabra de Dios y haz énfasis en sus promesas que son verdaderas y eternas.

Oración:

Amado Padre Celestial ,te doy gracias por todo lo que haces y permites en nuestras vidas. Ayúdame a aceptar aquello que no puedo cambiar. Acompáñame en este momento tan difícil, En el cual he perdido a alguien que amaba ,pero sé que tú nos amas más y que estar contigo es el anhelo de todo aquel que cree en ti. Dame fortaleza, dame amor llename de tú infinito amor, auxiliame y acompáñame a afrontar este momento, ayúdanos a vivir y a creer en tus promesas, y en la resurrección que nos has prometido.

Amén.

 

Comparte

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s