Una Mujer que Confía en Dios

confia

Loida Medina

Versículo Bíblico: Mateo 6: 25

Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?

Una mujer sin afán es una mujer victoriosa, lo que enmarca dos aspectos que tiene que vencer pues son fundamentales en la vida de nosotras las mujeres y menciona la palabra el comer y beber que tienen que ver directamente con lo natural, con lo diario, con lo cotidiano, con lo necesario  del vivir en una familia, en la cual la mujer es la ayuda idónea. Cuando no hay afán, no significa que no haya responsabilidad.  Significa como lo cita el diccionario.  Que ese Deseo intenso que mueve a hacer una cosa, ese empeño o interés que se pone en una cosa, esos Trabajos y fatigas que se soportan para conseguir una cosa no sean lo primero en nuestros corazones la bendición de permitir a Dios que el obre en nuestras vidas nos convierten en mujeres victoriosas.

El otro aspecto que tiene que ver con la negación al afán son las circunstancias que definitivamente rallan con la naturaleza nuestra como mujer, y la palabra refiere  al cuerpo al vestir, a lo que es necesario pero no lo primordial,  De hecho se nos manda a no ser ostentosas, pero ser mujeres que no se afanan, ni sus corazones se entristecen porque a veces bregamos por la ropa, por las joyas, por los zapatos, por eso que adorna lo exterior de la mujer, pero que no es lo primero ni lo más importante, pues se dice que la belleza se acaba, pero no la fe. Se acaba todo, igual debe acabar el afán porque esto lleva a otras dimensiones de pecado, como envidiar, criticar, acusar, levantar falsos testimonios, señalar. Lo mejor como una mujer que cree en Dios es entregar el afán por las cosas del cuerpo y la vanidad de la vida para ser mujeres de impacto.

Recordemos Hermanas lo que dice la palabra ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Una mujer  que vive de acuerdo al plan de Dios  no tiene necesidad de preocuparse por su negocio, ni por su casa, ni por cualquier cosa que le pertenezca.  Debemos preocuparnos como mujeres si estamos trabajando según el plan de Dios, si está haciendo la obra de Dios; y si es así, todo el cuidado de las demás cosas está en las manos de Dios.

Oración:

Señor mi confianza está puesta en ti, tu eres mi esperanza, ayúdame a no depender de nada ni de nadie, solamente que mi mirada esté puesta en ti, que el afán del día a día no sea de agobio a mi vida, sino que yo pueda esperar en ti, aún en medio de la tormenta yo sé que tu amor, que tu gracia, tu poder y misericordia estarán conmigo, porque he aprendido a depositar mi confianza en ti.

Bendiciones

Comparte

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s