RAICES FUERTES Y PROFUNDAS

«Pero el sol, al salir, la quemó, y como no tenía raíz, se secó» (Marco 4:6).

By Edith Carazas.

Photo by Tara Winstead on Pexels.com

¿Qué tan profunda son tus raíces como Mujer Cristiana? Es importante dar gracias a Dios por las bendiciones que recibimos constantemente de Él, pero es vital e indispensable seguir desarrollando raíces fuertes y profundas que te permitan estar anclada o sostenida en Dios en esas tempestades de la vida, que vienen e intentan sacudirte y moverte, ¿Es decir estas preparada siempre para la batalla?  ya sea del estrés o la adversidad que de repente entran a tu vida, ¿Estás listas para ponerte la armadura de Dios? (Efesios 3:17)

Nuestra fe solo crece en el terreno de la tempestad, de la adversidad, en los momentos difíciles, nuestra fe es probada, ¿Qué tanto resistes? Mientras los tiempos sean buenos, o tengas un clima favorable aliméntate espiritualmente de la palabra de Dios, él te dará el agua de vida y lo que tu necesitas para crecer con madurez y dar el fruto para lo cual fuiste creada.

Necesitas estar profundizada en el estudio de la palabra de Dios: “Que Cristo viva en sus corazones por la fe, y que el amor sea la raíz y el fundamento de sus vidas” (Efesios 3:17)

Crecer espiritualmente requiere raíces fuertes y profundas donde la ignorancia se disipe ,la fe se solidifique y el conocimiento se transforme de datos en la mente a convicciones de corazón.

Una mujer de fe que depende de Dios será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto a su tiempo, su hoja no cae y todo lo que hace prosperará. (Salmos 1:1-3)

Cuando buscamos constantemente a Dios hacemos que él nos moldee, sometemos nuestra vida a su palabra, entonces recibimos esa agua que refresca , nutre nuestra alma y vamos creciendo espiritualmente.

Son esos momentos duros, los que nos perfeccionan, podemos sentir el poder de Dios, somos testigos de asombrosos milagros y sanidades instantáneas, el poder de su Espíritu Santo te cubre y te sientes tan segura que entras en un ambiente de paz y tranquilidad.

Dedicar energía y establecer metas de tiempo en tu crecimiento espiritual te ayudará a tener una relación sólida, robusta y fuerte con Dios. Por tanto, es necesario que nuestra fe crezca, pero también necesita ser una fe profunda. Las raíces fuertes y profundas nos mantienen firmes en la paz de Dios durante la tormenta que no apareció en el radar.

¿Qué fue lo que probó si tus raíces son fuertes y profundas?  Los momentos difíciles ponen aprueba tus verdaderas raíces o tu fundamento como cristiana es decir estamos edificados sobre la Roca que es Jesucristo o solo estamos sobre la arena.

Entonces: ¿Qué es vital en nuestra fe ? El conocimiento de Dios mediante el estudio de su palabra y de su amor, un crecimiento fuerte y sólido, no solo en el exterior sino en nuestro interior, en una íntima y constante conexión con nuestro amado Señor Jesús.

Nuestros momentos más difíciles, esos momentos de emergencia son una oportunidad para encontrar satisfacción en la gracia de Dios y estar plenamente confiados que veremos desplegar su ejercito de ángeles, haciendo maravillosos milagros que nos traen su favor de una manera sorprendente y digna de alabanza.

!!Gloria a Dios en las Alturas!!

“Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte”.  

2 Corintios 12:9-10

Comparte

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s