Palabra de Dios “paz y tranquilidad para tu vida”

Elaborado por: Olga Marina Coello

Imagen blog3                                           

Salmos 4:8

En paz me acostaré, y asimismo dormiré;
Porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado.

La palabra de Dios está llena de tantas promesas, saber que tenemos donde refugiarnos en cualquier necesidad, tribulación o desierto es perfecto cuando estamos angustiadas, con temor, intranquilas por lo que en ciertas ocasiones nos toca vivir, la palabra es en todo tiempo y sobre todo cuando estamos agradecidas, agrace cada mañana por tu vida y por cada cosa que pases pues el Señor prueba nuestra fidelidad y obediencia.

Si en alguna situación de la vida te encuentras desanimada, preocupada o has sido víctima de injusticias y eso no te deja estar tranquila, te despiertas a media noche pensando en cómo será la mañana siguiente, si habrá una salida a tus problemas, pero logras conciliar el sueño y de nuevo en la madrugada sientes que el Espíritu Santo te dice “levántate” y “ora”, confía en Dios, haz caso a ese llamado no dejes que el problema te aleje del Padre Eterno. Salmos 31:1 (En ti, oh Jehová, he confiado; no sea yo confundido jamás; Líbrame en tu justicia). Porque fácil es cuando estamos bien sin ninguna preocupación y nos alejarnos de toda nuestra vida espiritual, dejamos de orar, de doblar rodillas y hasta nos involucramos en las cosas comunes del mundo que lo único que logramos es afligir al Espíritu de Dios quien nos convence de pecado, y nos preguntamos porque ya no sentimos el primer amor sin meditar en lo que estamos haciendo y culpamos a Dios de nuestra vida desordenada sin recordar que tenemos ese manual de vida para saber vivir: Con la Palabra de Dios y sus promesas.

Desde el momento que conocemos de Cristo Jesús tenemos que hacer parte de nuestra vida el conocimiento de su palabra y guardarla en nuestro corazón. 2 Timoteo 3: 16 y 17 (Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra).

Mujer te invito a hacer un habito en tu vida la lectura de la palabra, conéctate a través de la lectura con nuestro Padre Celestial, abramos nuestro corazón para que con su ayuda podamos hacer siempre lo correcto ante los ojos de Dios. Sigamos el ejemplo de Daniel que oraba al padre tres veces al día, así nosotras apartemos de nuestro tiempo de cada comida del día para leer su palabra: alimento espiritual de cada día para nuestra vida.

Oración: Dios eterno permítenos que podamos apartar tiempo de cada comida del día para leer tu palabra y que podamos hacerla viva en nuestro corazón y prepararnos para ayudar a otras mujeres que se encuentren en alguna dificultad. Amén.

“Mujer fuerte, capaz y determinada en el llamado de Dios”

Blog 2

Por OLGA MARINA

Marcos 8: 34-35

     Y llamando a la gente y a sus discípulos, les dijo: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.  Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará.

La mujer ha sido llamada a predicar, a servir en los diferentes ministerios a involucrarse en la visión de la iglesia y ella es más sensible a la voz de Dios y su llamado (Éxodo 19:5-6), se esfuerza y tiene amor por las almas, pero si tus múltiples ocupaciones te hacen extraviarte en el afán y desobedeces al llamado (Mateo 6: 25-29), déjate guiar por el Espíritu Santo. La mujer convencida de cuál es su propósito en la obra debe tener como prioridad la palabra de Dios (Josué 1:8). Esfuérzate y asume retos en la obra. La determinación es importante para lograr todo lo que emprendas. Esta reflexión es un llamado a ser mujeres determinadas en las cosas que tienen el verdadero valor para una mujer cristiana hija de Dios que es “Seguir a Cristo”.

Bellas princesas guerreras de Dios nuestro reto es confiar plenamente en Dios a través de la oración, ser determinadas en nuestra convicción al llamado para predicar la palabra.

Oración: Padre Celestial, permítenos tomar como reto en nuestra vida el predicar tu palabra, que a las personas que pones en nuestro camino para predicarles abran su corazón y puedan tener entendimiento y ver la luz de Jesucristo.

 

“Cuando todos te juzgan sin saber porque”

Blog1_Bellasobrelaroca

        Salmos 136: 1.- Alabar a Jehová, porque él es bueno, Porque para siempre es su misericordia.

 

“Alaba al Señor” en medio de cualquier tribulación, tristeza, preocupación o temor porque siempre habrá quien te ataque, te critique o te sienta envidia, decir lo que piensas tratar de hacer las cosas correctas muchas veces se vuelve en tu contra, tomar malas decisiones, extraviarse del camino del Señor acarrea consecuencias que te producen ansiedad, y eso puede hacer que también pierdas las esperanzas, de todas formas alaba a Jehová “más yo en tu misericordia he confiado; Mi corazón se alegrara en tu salvación.  Cantare a Jehová porque me ha hecho bien”.  Salmos 13: 5-6.  Las hijas de Dios hemos sido creadas para alabarle, y agradecerle por todo hasta cuando te encuentres pasando un desierto.

El corazón del hombre se deja llevar hacia lo malo con mucha facilidad, sin pensarlo destruye el autoestima de las personas por tener mala apreciación de ellas, como seres humanos siempre vemos lo malo en los demás, percibimos o escuchamos de otros lo que no es y juzgamos sin justa razón, pero Dios te dice “levántate y pon tus pensamientos en mí” El Señor debe ser prioridad en tu vida no descuides tu relación con Dios. El ve y conoce nuestro corazón. 1 corintios 4:5 Por tanto, no juzguéis antes de tiempo, {sino esperad} hasta que el Señor venga, el cual sacará a la luz las cosas ocultas en las tinieblas y también pondrá de manifiesto los designios de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de parte de Dios.

Oración: Padre nuestro que estas en el cielo alabado sea tu nombre, gracias por la vida, porque tienes control de toda situación de ansiedad, desanimo o ataque del enemigo que estemos sufriendo, ayúdanos en todo, tu favor y misericordia son infinitas para los que te han creído, levántanos y has resplandecer nuestro rostro, ayudamos a encontrar el perdón para los que hemos juzgado, ayúdanos a alabar tu nombre en cualquier circunstancia.