Cuentas claras, amistades largas

Por Celeste SortoImagen relacionada

“Cuentas claras, amistades largas”, reza el viejo y conocido adagio. Hay sabiduría en este refrán. Los que han prestado dinero o han servido como fiadores de algún amigo o conocido, y han sido víctimas de la mala mayordomía de un tercero, saben lo que es perder una amistad por dinero.

He prestado dinero en algunas ocasiones y en varias he perdido la relación de amistad con los prestatarios. Al principio me afligía y me enojaba, pero luego, aprendí a través de la Palabra que, para tener paz interior, y no perder a los amigos, uno debe seguir algunos principios si va a ayudar económicamente a alguien:

  1.  No te permitas a ti misma ser aval o fiadora de nadie (excepto de tu cónyuge) y si ya caíste en el error, sigue el consejo de Proverbios 6:1-5 “Hijo mío, si has salido fiador por la deuda de un amigo o has aceptado garantizar la deuda de un extraño, si quedaste atrapado por el acuerdo que hiciste y estás enredado por tus palabras, sigue mi consejo y sálvate, pues te has puesto a merced de tu amigo. Ahora trágate tu orgullo; ve y suplica que tu amigo borre tu nombre. No postergues el asunto, ¡hazlo enseguida! No descanses hasta haberlo realizado. Sálvate como una gacela que escapa del cazador, como un pájaro que huye de la red.”
  2.   Mateo 5:42 nos insta a que ayudemos al que está en necesidad: “Dales a los que te pidan y no des la espalda a quienes te pidan prestado.” Sin embargo, Jesús mismo nos dice que NO esperemos que nos van a devolver lo prestado porque si lo hacemos, no tendremos mérito al hacerlo. “Y si prestan dinero solamente a quienes pueden devolverlo, ¿qué mérito tienen? Hasta los pecadores prestan a otros pecadores a cambio de un reembolso completo. »¡Amen a sus enemigos! Háganles bien. Presten sin esperar nada a cambio. Entonces su recompensa del cielo será grande, y se estarán comportando verdaderamente como hijos del Altísimo, pues él es bondadoso con los que son desagradecidos y perversos. Deben ser compasivos, así como su Padre es compasivo.”

¡No creas, amiga lectora, que este pasaje me gustó tantísimo cuando lo leí por primera vez! ¡Yo quería recuperar lo que había prestado! Pero al hacer esta palabra carne en mi vida, he podido tener paz, librarme de raíces de amargura y seguir amando a quienes me han fallado.

  1. Si eres tú la que has pedido dinero prestado, también hay consejo para ti, paga lo que debes, recuerda que las deudas esclavizan: “Los perversos piden prestado y nunca pagan, pero los justos dan con generosidad” Salmos 37:21 y “Así como el rico gobierna al pobre, el que pide prestado es sirviente del que presta.” Proverbios 22:7

La Palabra de Dios es sabia, es justa y es CLARA. Si quieres dormir tranquila, solamente obedece estos principios.

Oración: Padre Nuestro, gracias por tu Palabra que nos instruye en la sabiduría del cielo. Gracias por enseñarnos a ser mejores mayordomos de los recursos que confías en nuestras manos. Queremos honrarte con todo nuestro ser, incluso en nuestras finanzas. Te declaramos el dueño de todo lo que somos y tenemos. En Cristo Jesús, amén.

Moviéndonos en el Poder de la resurrección

Resultado de imagen para el poder de la resurrección

Por Celeste Sorto

“¿O acaso olvidaron que, cuando fuimos unidos a Cristo Jesús en el bautismo, nos unimos a él en su muerte? Pues hemos muerto y fuimos sepultados con Cristo mediante el bautismo; y tal como Cristo fue levantado de los muertos por el poder glorioso del Padre, ahora nosotros también podemos vivir una vida nueva.  Dado que fuimos unidos a él en su muerte, también seremos resucitados como él.  Sabemos que nuestro antiguo ser pecaminoso fue crucificado con Cristo para que el pecado perdiera su poder en nuestra vida. Ya no somos esclavos del pecado.” Romanos 6:3-6 NTV

Cristianismo es la identificación de Jesús con nosotros y de nosotros con él, Jesús se hace uno con nosotros y nosotros nos hacemos uno con él. Cuando Jesús iba camino al calvario, ustedes y yo también íbamos en él, cuando fue crucificado y murió en esa cruz, también ustedes y yo estábamos en él, y cuando él descendió al sepulcro también todas nosotras fuimos sepultadas juntamente con él.

 Ahora viene la otra mitad del evangelio, sabemos que Jesús murió, pero que también resucitó y aquí está la clave de nuestra victoria en Cristo Jesús, la resurrección de Jesús también fue su resurrección y mi resurrección para andar en novedad de vida, viviendo una realidad totalmente diferente.

A través de la cruz se muere para dejar de ser lo que éramos y resucitamos para vivir como renacidas del cielo, hijas e hijos de Dios, príncipes y princesas. Ésta es la clave. La mujer que un día nació y creció, en condiciones quizás dolorosas, abusos, carencias, esa mujer murió juntamente con Cristo Jesús y en su lugar se levanta una princesa, una mujer que tiene la misma naturaleza de Dios, que se mueve en esa fuerza de la resurrección.

El Espíritu de Dios, quien levantó a Jesús de los muertos, vive en ustedes; y así como Dios levantó a Cristo Jesús de los muertos, él dará vida a sus cuerpos mortales mediante el mismo Espíritu, quien vive en ustedes. Romanos 8:11 NTV

Mujeres: el mundo actual y el Reino de Dios las necesitan como resucitadas, con esa actitud de princesas, con ese sentimiento y sentido de alcurnia, de realeza, con una mente nueva y un corazón trasplantado, no como mendigas, vestidas con andrajos, llorando por su pasado, arrastrando todas esas maldiciones y pecados heredados, legando esclavitud a las nuevas generaciones. ¡No! Las necesitamos vestidas de dignidad y honor; mujeres valientes y esforzadas que no tengan temor al futuro.

Oración: Padre, te doy gracias porque el mismo poder que levantó a Jesús de los muertos obra a mi favor, lo creo. Hoy me despojo de toda cadena generacional que me limite y me ate, de todo pecado heredado, de toda enfermedad familiar y me levanto en el poder de la resurrección para vivir en novedad de vida. Gracias Espíritu Santo por tu obra en mí. En Cristo Jesús, amén.

¿Puede persistir un matrimonio después de una infidelidad?

Resultado de imagen para puede una esposa perdonar la infidelidad?Por Celeste Sorto

La Palabra de Dios nos manda a procurar la paz (Romanos 12:18), y a perdonar, así como Cristo nos ha perdonado (Colosenses 3:13).  “Hagan todo lo posible por vivir en paz con todos. Romanos 12:18” NTV

¿Es posible que un matrimonio pueda persistir después de una infidelidad? ¿Es posible que un(a) esposo(a) pueda perdonar de corazón a un cónyuge infiel? La mayoría de las personas responderán que “no”, que una vez que se ha perdido la confianza en el otro, es muy difícil recuperarla.

Pero al igual que Dios cree en nosotros y nos perdona cada vez que pecamos, no importando cuál es el pecado, nosotros deberíamos actuar como Él y perdonar cuando alguien nos ha herido y se ARREPIENTE DE VERDAD. Sí es posible la RESTAURACIÓN. Toma tiempo y no es fácil, pero es posible. Y cuando hay un verdadero arrepentimiento, un amor aún más fuerte surge, porque “mucho ama el que mucho se le perdona”. Esto requiere que el cónyuge culpable de haber cometido una infidelidad se someta a un proceso de transformación del Espíritu Santo por medio de su Palabra. Si hay esta disposición y el cónyuge agraviado está dispuesto(a) a perdonar y NUNCA MÁS recordar la ofensa, la relación tiene esperanzas de sobrevivir una crisis tan dura como esa.

Por otro lado, hay cónyuges que, por estar atados, con su mente cauterizada, no desean darle la espalda al pecado. Sufren por dejar su familia, pero en realidad no se deciden a cambiar. Si se les perdona, con el tiempo vuelven a caer en el mismo error. Y ninguna mujer u hombre merece soportar repetidas infidelidades si en realidad su compañero(a) no desea cambiar. En este caso, no hay otro remedio que desistir en el deseo de mantener un matrimonio que no va a llegar a ningún lado, especialmente si uno de los cónyuges no quiere darle cabida a Dios.

Dios establece en su Palabra claramente lo que piensa sobre el divorcio: «¡Pues yo odio el divorcio! —dice el Señor, Dios de Israel—. Divorciarte de tu esposa es abrumarla de crueldad —dice el Señor de los Ejércitos Celestiales—. Por eso guarda tu corazón; y no le seas infiel a tu esposa». Malaquías 2:16 NTV

Oración: Padre, gracias por la vida en matrimonio. Juntos y de tu mano somos más fuertes. Hoy hacemos una firme decisión de respetar los votos matrimoniales y ser fieles hasta el final. Concédenos el poder perdonar a otros como tú nos perdonas y mantenernos firmes en la fe. En Cristo Jesús, amén.

 

Amamantando las nuevas generaciones

Madre amamantando

Por Celeste Sorto

Se tiene documentado desde la década del 60 del siglo XX que casi el 50% de la población emigrante de México y Centroamérica a Estados Unidos es femenina. Buscar mejores condiciones de vida; escapar de situaciones de violencia familiar y comunitaria; reunirse con su familia y encontrar un empleo que les permita apoyar económicamente a sus hijos, son las cuatro principales razones por las que mujeres mexicanas y centroamericanas deciden emigrar a Estados Unidos.

Lo que las mujeres hacemos por amor, en muchas ocasiones resulta en perder a nuestros hijos ante los vicios, la perversión sexual, los depredadores juveniles y las pandillas. Nuestra generación se siente abandonada una vez más. Digo, un segundo abandono porque ya la sociedad adolece de padres y por ello, hoy tenemos una de las generaciones más huérfanas de todos los tiempos.

A esto le sumamos el hecho de que muchos de los niños y jóvenes que hoy intentan vivir son el fruto no de un pacto, sino de un encuentro casual de un fin de semana, de un romance pasajero, muchos de ellos son el resultado de una violación. Otros tantos, sufren los efectos de un divorcio y hay miles de jóvenes, niños y niñas que sufren el descuido de padres y madres que no tienen tiempo para sus hijos, porque están en la oficina o en las calles corriendo tras el éxito o el dinero; son padres y madres a ratos.

¡Necesitamos madres! Mujeres valientes y esforzadas que no tengan temor del futuro; mujeres con actitud de princesas que entiendan que somos más que mujeres, más que cuerpo, vestidos o maquillaje, SOMOS el templo del Espíritu Santo, imagen y semejanza de Dios, hermosas, inteligentes y capaces (1 Pedro 2:9, 1 Corintios 6;19, Proverbios 31:30); que somos más que la esposa de alguien, valemos, SOMOS dignas y respetadas porque tenemos identidad por diseño perfecto de Dios (Proverbios 31:25). SOMOS ayuda idónea (Génesis 2:18); Somos más que madres, SOMOS socias de Dios en dar vida, mentoras a las futuras generaciones de científicos, médicos, gobernantes, maestros. SOMOS Altamente favorecidas (Lucas 1:28,30); SOMOS amigas de Dios (Juan 15:15). SOMOS sus hijas y coherederas de su gracia (1 Pedro 3:7) . SOMOS mujeres que amamantan a las nuevas generaciones, que cambian los entornos y que impulsan el sueño del corazón de Dios.

TÚ eres esa mujer que el mundo necesita hoy.

Oración: Padre, gracias por el privilegio de ser mujeres, madres y esposas. Hoy nos levantamos como un ejército de madres para nuestra nación como lo hizo Débora para apacentar tu rebaño, esa generación que carece de padres y madres. Nos levantamos con el amor que has derramado en nuestras vidas y seguras de quiénes somos en ti. Te bendecimos en Cristo Jesús. Amén.

Matrimonio y Compromiso

IMG_20171231_143832.jpgPor: Celeste Sorto

Muchas son las razones por las cuales los matrimonios se pueden tambalear y terminar en un divorcio. Está comprobado a través de diversos estudios científicos que la causa No.1 de divorcios es la falta de compromiso. Es muy probable que desde tiempos antiguos este haya sido un problema, porque el Apóstol Pablo en su carta a los Efesios le hace un llamado a los maridos a entregarse (comprometerse) con sus esposas como Cristo a su Iglesia. Nótese que el compromiso es en ambas vías, también la esposa debe comprometerse, cosa que no le será nada difícil si el esposo está sujeto a la guianza del Espíritu Santo.

La palabra compromiso, para ser comprendida, debe desmembrarse en tres partes:

Con, plantea una relación con alguien

pro, denota una disposición de avanzar hacia adelante

misso, una misión

Se dice que una persona está comprometida cuando cumple con lo que se ha propuesto (misión). Es decir, que planifica, vive y actúa de forma correcta para sacar adelante un proyecto, una familia, un matrimonio, etc.

Hoy en día muchos cónyuges quieren mantener un matrimonio viviendo como si fueran solteros, se entregan sólo a medias a la empresa familiar, lo cual invariablemente terminará en la insatisfacción del otro cónyuge y en errores tan garrafales como la infidelidad, el abandono de las responsabilidades como esposos y padres y el descuido de la relación que debería ser la más importante después de nuestra relación con Dios, la relación con nuestro esposo(a). Sin voluntad de comprometerse es muy complicado mantener una relación, en especial una relación conyugal.

Como en todos los casos, Jesús sigue siendo nuestro modelo a seguir en cuanto a entrega y compromiso con su esposa, la Iglesia:

Efesios 5:25-28 Nueva Traducción Viviente (NTV)

25 Para los maridos, eso significa: ame cada uno a su esposa tal como Cristo amó a la iglesia. Él entregó su vida por ella 26 a fin de hacerla santa y limpia al lavarla mediante la purificación de la palabra de Dios.[a]27 Lo hizo para presentársela a sí mismo como una iglesia gloriosa, sin mancha ni arruga ni ningún otro defecto. Será, en cambio, santa e intachable. 28 De la misma manera, el marido debe amar a su esposa como ama a su propio cuerpo. Pues un hombre que ama a su esposa en realidad demuestra que se ama a sí mismo.

Oración: Padre, enséñanos a amar como tú amas, a entregarnos amorosamente a nuestra familia, a nuestro cónyuge. Que tu Reino venga a nuestra casa y que nuestro hogar sea una agencia del cielo, un ejemplo y modelo a esta generación. Nos comprometemos como lo hicimos en el altar el uno con el otro, contigo y con tu Reino. En el nombre de Cristo Jesús, Amén.