Mujer, refúgiate en la Palabra de Dios.

“Lámpara es a mis pies tu palabra,
  Y lumbrera a mi camino.”

Salmos 119:105

La mayoría del tiempo, pasamos quejándonos de que Dios no nos escucha o que Dios no nos habla. Queremos LITERALMENTE escuchar la voz de Dios, cuando en realidad no funciona así, Dios se comunica de muchas maneras diferentes, solo que nosotros no sabemos escucharle. Decimos que el no nos habla cuando, ¡NOS DEJO TODO UN LIBRO! Las Sagradas Escrituras, “La Biblia.”

Dios nos dejo la biblia, lo mas sagrado, escrita por hombres inspirados por Dios. Fue pura inspiración del Padre. La biblia se compone del libros históricos, poéticos, proféticos, cartas, profecías, revelaciones, etc. Por personajes que vivieron experiencias que puedan asemejarse a muchas de las nuestras hoy en dia. Muchas veces, podemos identificarnos con algunos de sus personajes. Dios nos habla a través de esas experiencias para hacernos caer en razón, para que podamos discernir lo que debemos cambiar en nuestras vidas.

Cuando nos refugiamos en la palabra de Dios, nos damos cuenta que la biblia es una lampara en el camino oscuro que muchas veces podemos estar atravesando. Que Dios nos exhorta, nos enseña, nos perdona, nos ama a través de la biblia. He aquí ciertos ejemplos de como la Biblia es nuestro refugio siempre:

Cuando estas triste, Dios te dice en 1 Tesalonicenses 5:16-18 “16 Estad siempre gozosos. 17 Orad sin cesar. 18 Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús”.

Cuando estas angustiado, Dios te dice en Salmos 34:17 “Claman los justos, y Jehová oye, Y los libra de todas sus angustias.

y no solamente hay versículos para las situaciones adversas de la vida, también encontramos versículos para cuando nos sintamos en nuestro mejor momento:

Cuando estas feliz, Dios te dice en Salmos 118:24  “Éste es el día en que el Señor actuó;
regocijémonos y alegrémonos en él.”

Así que, en lugar de tratar de buscar respuestas, refugio en otros sitios, refugiemonos en la palabra de Dios, la cual ha sido escrita para nosotros, para que encontremos paz y sepamos que Dios tiene el control de todo.

Oración: Mi amado Dios, ayúdame a leer mas tu palabra, y dame el discernimiento y sabiduría para comprender lo que quieres hablar a mi vida. Gracias por guiarme y darme refugio.

Amen.

Mujer, ten fe.

 “Pero Jesús, volviéndose y mirándola, dijo: Ten ánimo, hija; tu fe te ha salvado. Y la mujer fue salva desde aquella hora.”

Mateo 9:22

Al hablar de fe, la biblia nos da el mejor significado en Hebreos 11:1 cuando nos dice que: ” Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.” La fe es saber que algo existe sin poder verlo aun. Pero, muchas veces, no sabemos el poder de la fe. Y por ende, no tenemos fe. Como mujeres del reino, nos vamos a dar cuenta de que necesitamos tener fe, para poder mover todas esas montañas que con nuestras propias fuerzas es imposible.

Fe. Una palabra compuesta de dos letras, tan simple y sencilla, que parece ser nada, pero que en realidad esconde un gran poder. Cuando estamos pasando por situaciones difíciles, cuando vemos que todo es imposible, recurrimos a la fe. Que la fe nos hace ver posible las cosas que parecen imposibles. No debería ser así, no deberíamos tener fe solo en momentos difíciles, nuestra vida debe ser una vida llena de fe en todo momento, inspirando a otros a vivir de la misma manera, confiando en Dios.

En la biblia, encontramos magníficos y poderosos ejemplos de personajes llenos de fe. Y encontramos a mujeres que tuvieron fe, a tal extremo, que recibieron sus milagros. ¿Cuantas de nosotras necesitamos un milagro hoy? pero, en realidad, la pregunta seria, ¿Tienes fe?

Una mujer, con un flujo de sangre desde hacia doce años, supo que Jesús pasaba por ahí. Esta mujer tenia tanta fe, que pensó que al tocar el borde del manto de Jesús, ella seria salva. Y ¿Sabes que sucedió? Ella fue salva. ¿Cuantos milagros tendríamos realizados en nuestras vidas, si tan solo tuviéramos fe? Si nuestra fe fuese tan grande, todo seria diferente.

Como mujeres de Dios, es nuestro momento para ver cosas sobrenaturales ocurrir en nuestras vidas. Es momento de comenzar a ver con los ojos llenos de fe, y ver las cosas de forma distinta, confiando en Dios, quien tiene todo el control de nuestras vidas.

Vivamos una vida llena de fe, este es nuestro momento.

Oración: Mi amado Señor Jesús, quiero aprender a tener fe, a vivir confiando en ti, sabiendo que la fe, mueve montañas. Aumenta mi fe, y ayúdame a que mi vida espiritual crezca aun mas.

Amen.

Mujer, vales mas que las piedras preciosas.

Proverbios 31:10

Mujer virtuosa  ¿quién la hallará? 

Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas.

El Rubí, La Esmeralda, El Zafiro Azul, los diamantes, Topacios, Ópalos…son solo algunos nombres de las piedras mas caras, mas finas y preciosas de la superficie terrestre. Hay una gran variedad, se distinguen por sus colores extravagantes, su brillo, su textura y muchas otras características. Son hermosas, sin duda alguna. Son complejas y preciosas. Los precios de estas preciosas piedras son sumamente altos.

Mujer, ¿Me creerías si te digo que vales mas que todas estas piedras preciosas que te he mencionado?

Sin duda alguna, Dios, en Proverbios nos habla acerca de una mujer, que su estima, su ser, sobrepasa el valor de las piedras mas caras y preciosas del mundo. Esta mujer no es una mujer común. Pues Dios nos da la característica, es una mujer VIRTUOSA. El Señor hace la interrogante, ¿Quien la hallara? Ya que así como las piedras preciosas son sumamente difíciles de encontrar en su estado natural, así es hoy en dia encontrar una mujer virtuosa. Pero, TU, mujer. Tu puedes ser una mujer virtuosa. Tu puedes ser la diferencia entre tantas mujeres que no se han detenido a pensar si realmente ellas lo son también.

Una mujer virtuosa es una mujer que vive conforme al corazón de Dios. Vivir bajo el corazón de Dios puede ser una tarea difícil muchas veces, y peor, en el mundo de hoy. Pero una mujer virtuosa vence con todos esos esquemas y se concentra en agradar al Señor antes que a nada. Viviendo en rectitud, bajo sus mandamientos y teniendo y poniendo en practica los frutos del Espíritu Santo.

Otra de las características de una mujer virtuosa es que ella es virtuosa porque sabe su valor. Ella sabe que vale mucho, que no vale como las piedras preciosas, sino que vale aun mas. Sabe que su Rey es Dios, y que es amada. Una mujer virtuosa, tiene claro quien es, sus principios, sus valores y esta firme. Se ama a si misma, se respeta y sobre todo se valora. Se cuida, crece en todos los aspectos posibles. También es una mujer fiel al Señor y a las personas que están en su circulo social. Es una mujer responsable, respetuosa, tolerante y prudente.

Ahora bien, ¿Por que es difícil encontrar a una mujer virtuosa? Porque muchas veces como mujeres no nos damos el lugar que realmente merecemos. Mujer, si el Señor, te esta diciendo que tu como mujer vales mas que las piedras preciosas, ¿Por que piensas que no vales nada? ¿Por que no te sientes hermosa?

En conclusión, a medida vamos creciendo en el Señor, El nos va mostrando esa parte de nosotras que no mirábamos cuando el dolor o el odio nos cegaba. El nos lava en su amor y nos enseña lo que realmente valemos y somos. Es ahí, en el amor del Padre, donde nosotras realmente aprendemos de nuestro valor y comenzamos a amarnos.

Seamos mujeres virtuosas, viviendo conforme al corazón del Padre. Seamos esas mujeres hermosas por dentro y por fuera, y ayudemos a otras mujeres a ser igual.

Oración: Amado Señor, ayúdame a ser esa mujer virtuosa, que solo busque agradarte a ti. Ayúdame a reconocer mi valor y a amarme cada dia. Que pueda aprender de tu amor y a transmitirlo a todas las mujeres que necesitan de ti.

Amen.

La vid verdadera

Resultado de imagen para vid

Juan 15:1-5:

Jesús, la vid verdadera

 1  Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.

Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto.

Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado.

Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.

Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.

Hay personas que van por la vida sin rumbo y que piensan que pueden hacerlo todo por su propia cuenta. Cuando en realidad no se dan cuenta que tienen a un Padre y dueño que dirige sus vidas y todo lo que hacen. También creen que pueden hacerlo todo con sus propias fuerzas sin necesidad de Dios. Este versículo nos enseña que tenemos que nuestra vid es Jesús y nosotros los pámpanos. Aprendamos que tenemos que estar junto con el Señor así como los frutos están pegados a su árbol.

Para comprender lo que el Señor nos expresa en estos versículos es necesario tener claros lo siguiente:

Una viña  es el lugar donde se cultivan las uvas y donde se siembra la vid.

La vid  es el árbol que se siembra en la viña, el cual es sembrado y cuidado por el labrador.

Los pámpanos  son las ramas de la vid, las cuales llevan los frutos.

Dios usa estos términos para podernos hacer una preciosa analogía de como nuestras vidas están sujetas a el.

Dios es el labrador, el único dueño de la viña y de la vid verdadera, así como de los pámpanos. Jesús es la vid verdadera, es la vida de los pámpanos, y los pámpanos que no lo reconozcan como la vid verdadera, están muertos. La vid es de donde los pámpanos están sujetos. Y nosotros, sus hijos somos los pámpanos, quienes estamos sujetos a la vid que es Jesucristo, al no estar sujetos a la vid, estamos muertos.

¿Como relacionamos esto con nuestras vidas? Muy sencillo.

Como hijos de Dios, debemos estar sujetos a Jesús, de lo contrario, nuestra vida espiritual esta muerta. Al pensar que podemos hacer todo por nuestra cuenta, al pensar que no necesitamos la ayuda del Padre, no estamos pensando como Hijos de Dios y no nos estamos sujetando a la vid verdadera.

Cuando no nos sujetamos a Dios, cuando rechazamos su ayuda y creemos que lo podemos todo, es ahí cuando las cosas salen mal. Porque Jesús claramente dice en su palabra  …”porque separados de mí nada podéis hacer.” 

En conclusión, debemos reconocer que Dios es nuestro dueño, que hemos sido creados por el con un propósito y que el es quien nos ayudara en todo momento. Debemos permanecer en Jesús, en nuestra vid verdadera, ya que el es nuestra fuente de vida, sin el nada somos.

Cuando pienses que estas peleando una batalla solo, cuando pienses que solo tu puedes resolver tus asuntos, piénsalo dos veces, por que no es así. Recuerda quien es la vid verdadera y a quien tu estas sujeto.

Oración:

Señor Jesús, reconozco que separados ti nada podemos hacer. Quiero permanecer junto a ti y que tu gobiernes mi vida. Amen.