Lo vil y menospreciado del mundo escogió Dios

Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas. Efesios 2:10

Dios nos hace recordar la insignificancia que tenía mi vida, lo equivocada que vivía antes de venir de nuevo a sus pies, no pude evitar conmoverme y decirle al Padre cuanto le amaba por ser parte de este versículo con ustedes compartido. Qué no somos mujeres perfectos, cuando en el fondo todas sabemos de dónde nos ha sacado Dios, algunas dicen es que mis pecados no eran tan grandes como los de otras pero a los ojos del Creador todos éramos iguales, y he llegado a pensar que entre más viles fuimos más vemos manifiesta la gloria de Dios en nuestras vidas.

En Lucas 7:36-47 nos cuenta la historia cuando Jesús en el hogar de Simón el fariseo fue perfumado por aquella mujer pecadora, eran tantos sus pecados que al comprender el amor y el Perdón que Jesús le había dado, dice la palabra que más le amo, y el verso 47 concluye diciendo que al que más le ha sido perdonado ama más que aquel que se le perdona poco.

Hoy puedo decir que amo tanto, porque tanto me ha perdonado y sigue perdonando mi Señor.

La próxima vez que se sienta tentada a creerse más santo, más alto y más digno, le invito a tomar un segundo y pensar en que si está en ese lugar de privilegio es porque la Sangre de Jesucristo pago el precio de nuestra vileza, amaremos más y también podremos amar a otros como Cristo nos amó primero.

Jeremías 15:19  “Por tanto, así dijo Jehová: Si te convirtieres, yo te restauraré, y delante de mí estarás; y si entresacares lo precioso de lo vil, serás como mi boca. Conviértanse ellos a ti, y tú no te conviertas a ellos.”

En cada uno de nosotras Dios quiere hacer una obra preciosa para poder exhibirnos como una obra terminada de su Gracia y de su misericordia. Dios en todo este tiempo ha estado haciendo lo que dijo que iba a hacer en mi vida.

Dios esta primero pidiéndonos conversión “si te convirtieres, yo te restaurare”. La restauración tiene que ver con aquello con lo que hemos perdido y Dios nos lo quiere restaurar: santidad, devoción, entrega, llamado, servicio, familia, matrimonios; pero muchos de nosotras no estamos dispuestas a ceder en nuestro orgullo, en nuestra naturaleza carnal, porque para eso necesitamos aceptar que ya no podemos seguir, llegamos al límite de nuestras fuerzas, de nuestro entendimiento, con nuestra sabiduría humana; pero Dios para restaurarnos nos quiere humillados a lo sumo. La Palabra dice que todo lo que sucede opera para bien, pero para que eso se dé debemos humillarnos, porque “al que se humilla Dios lo exalta, pero al que se exalta Dios lo humilla”.

En el libro de Juan 4 dice que el Señor busca verdaderos adoradores, que le adoren en Espíritu y en verdad. Dios le estaba hablando a una mujer que había tenido cinco maridos y el que tenía no era su marido, debido a su pecado ella no iba a la hora normal a traer agua, porque muchos querían condenarla, y fue allí donde se encontró con uno que saca lo precioso de lo vil y le dio de un agua de la que no tendría sed jamás, esa mujer fue tan impactada al entresacarla de lo vil, de lo menospreciado, de aquello que la gente ya no podía ver; pero esa mujer necesitaba que el Señor de la gloria le extendiera su mano y la sacimagenar la vileza en la que estaba: una vida promiscua, una vida sexual desordenada, con muchos maridos; pero fue tan impactada esta mujer que fue a predicarle a toda una ciudad y todo una ciudad, dice la escritura, fue a oír a Jesús debido al testimonio que dio ella sobre lo que hizo Jesús y dice que llego en el momento en el que le dijeron a la mujer “ya no creemos por lo que tú dices, sino por lo que Él dice” entonces nuestra obligación es hablar de lo que Él es y lo que Él hace, y cuando lo oigan a Él y lo conozcan, ya no nos van a creer por lo que nosotros decimos, sino por lo que Él ya hizo por esa persona, por esa ciudad, por esa nación.

El libro del profeta Zacarías dice “no te olvides de tus pequeños inicios” ese es el problema de muchos de nosotros, que se nos olvida de donde Dios nos sacó. A la samaritana el Señor la entresaco de lo vil y la volvió una mujer útil en sus manos, la limpió; en Efesios dice que debemos ser limpios por el agua de la Palabra; le dio Palabra, la limpió y la comisionó y fue a hablarle a un pueblo, a una ciudad.

¡ Mujer, haz que las piedras preciosas brillen en tu interior!

 

 

MUJER ERES PUNTA DE LANZA

reconstruyendo tu armadura

Romanos 12:2

No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Significado de ser Punta de Lanza

Punta significa: Extremo o parte final de una cosa, especialmente si sobresale. Lanza significa:Arma compuesta de un asta en cuya extremidad se coloca una punta de hierro.

  • Hacer algo de forma severa y exigente.
  • Salir a la defensa de alguien.

Dios nos ha llamado como Hijas del Reino de Dios para marcar diferencia. Esta diferencia está dada por la presencia de Cristo en nuestras vidas, donde el Espíritu Santo se encarga de hacer un trabajo especial hasta alcanzar la estatura de Cristo. Dios nos ha llamado a ser puntas de lanza y a dejar atrás la “mediocridad cristiana”, que está dada por la combinación de lo que no hemos podido dejar de nuestro pasado (cuando estábamos en el mundo) y lo que somos hoy (conocedores de Cristo). Para buscar la excelencia y ser puntas de lanza capaces de transformar la vida propia y de impactar a todos los que están a nuestro alrededor es necesario cumplir con los siguientes requisitos:

  1. Ser odres nuevos

Mateo 9:16 Nadie pone remiendo de paño nuevo en vestido viejo; porque tal remiendo tira del vestido, y se hace peor la rotura. Mateo 9:17 Ni echan vino nuevo en odres viejos; de otra manera los odres se rompen, y el vino se derrama, y los odres se pierden; pero echan el vino nuevo en odres nuevos, y lo uno y lo otro se conservan juntamente.

Ser “Punta de Lanza” significa ser alguien nuevo. Para que la obra del Espíritu Santo pueda ser perfeccionada en nosotros debemos ser odres nuevos. Este nuevo vino (el poder del Espíritu) que será derramado sobre nuestra vida necesita habitar en un hombre nuevo. Cuando estamos todavía ligados al viejo hombre, la unción puede llegar a nuestra vida y simplemente se derrama, porque nosotros no nos hemos proyectado a un cambio verdadero. Esta cambio implica en primer lugar reconciliarnos con Cristo y luego arrepentirnos de corazón. Hoy el Señor nos está haciendo un llamado de atención a nosotros mismos.

¿Cómo está tu corazón? ¿Has tenido una verdadera reconciliación con Cristo? ¿Has experimentado un arrepentimiento genuino?

  1. Romper esquemas

1 Corintios 1:18 Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios.
1 Corintios 1:19 Pues está escrito: Destruiré la sabiduría de los sabios,
Y desecharé el entendimiento de los entendidos.

Ser Punta de Lanza significa romper esquemas. Como cristianas tenemos que cambiar nuestra manera de pensar, nuestra manera de hablar, nuestra manera de comportarnos y aún nuestra manera de ver a Dios. Ya no podemos comportarnos como las personas del mundo, porque ya estamos en otra dimensión espiritual. Nuestra sabiduría no proviene de los razonamientos y cuestionamientos humanos; nuestra sabiduría proviene de Dios, es divina. La influencia no puede provenir de los cuestionamientos humanos. Nuestra influencia solo proviene de Dios.

  1. Renovación a todo nivel

Romanos 12:2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Ser “Punta de Lanza” significa el tener una renovación absoluta de nuestro entendimiento. Las cosas viejas pasaron y ahora son hechas nuevas (2 Corintios 5:17). El ser renovado quiere decir ser nuevas criaturas en Cristo. Es decir que hemos cambiado todo aquello que daña y contamina nuestra vida espiritual para llegar a tener entendidos en los asuntos de nuestro de Dios. Esta renovación está dada por un cambio absoluto de nuestro estilo de vida en donde impera la dependencia de Dios, la comunicación permanente con él, el conocimiento profundo de su palabra y una armonía y consonancia absoluta entre nuestros pensamientos y nuestra forma de actuar.

  1.  Ser luz

Mateo 5:14 Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder.

Ser “Punta de Lanza” significa ser Luz. Al ser odres nuevos, haber podido romper todos nuestros esquemas del mundo y al haber sido renovados, poder ser luz para poder guiar a todos aquellos están en oscuridad y están hambrientos por la palabra de Dios. Ser punta de lanza significa estar saciados con el Espíritu Santo, para poder ir a nuestros hogares a predicar la palabra, a las calles, a los parques, a los barrios, a la ciudad y a las naciones. Para poder lograr esto, debemos andar todos en santidad para que Dios se pueda glorificar y para poder ayudar a todos aquellos que están perdidos.

CONCLUSIÓN. La punta de lanza es lo primero que da en el blanco cuando es arrojada la lanza. En nuestro caso Dios es quien nos lanza con la dirección y fuerza debida siempre que nosotras estemos dispuestas a ir al frente defendiendo la fe, proclamando a Cristo como Salvador y manteniendo una vida santa y de gratitud para con nuestro Dios. Si quieres ser punta de lanza, tu objetivo es abrirte paso en este mundo partiendo las tinieblas, penetrando la oscuridad y dejar pasar la luz de Jesús a tu vida,  hacia una humanidad a la que cada vez más necesita de su Creador, para que seas un instrumento, un odre nuevo en las manos de Dios.

Dios quiere que tú seas punta de lanza y el Reino de Dios se establezca ahí donde hayas sido lanzada. ¡Que Dios te bendiga!

HOY COMIENZA UNA NUEVA TEMPORADA

He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad. Isaías 43:19

Dios trabaja en tiempos y temporadas, y es importante saber en qué temporada estamos, si es una temporada de sembrar o de cosechar, de expandir o de cuidar. Cualquiera que sea la temporada, el Señor siempre tiene algo bueno para nosotras, si le damos a Él la prioridad.

Una TEMPORADA, es un tiempo específico de Dios, marcado con eventos sobrenaturales y especiales, donde El interviene, en nuestras vidas.

Mujer, Dios está preparándote para una Nueva Temporada, es tiempo de abundantes bendiciones, en el que usted sabe que Dios esta trabajando en tu vida, porque lo sobrenatural ocurrirá en tu vida.

Cuando tú entras en la Temporada de Dios, viene paz, abundancia y amor que antes no tenía; además de provisión, puertas abiertas, promoción y favor y gracia sobrenatural.

Este es el Tiempo, donde Dios trae temporadas, para que tengas NUEVOS COMIENZOS. La oportunidad de volver a comenzar y caminar con Dios en nuestra nueva temporada. Por eso prepárate para la transición.

Hageo 2:9. La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera, ha dicho Jehová de los ejércitos; y daré paz en este lugar, dice Jehová de los ejércitos.

Oración: Padre Celestial, en el nombre de tu Hijo amado, Jesús, bendigo la vida de cada mujer, declarando que este tiempo de nueva temporada y nuevos comienzos, donde la gloria postrera será mayor que la primera, donde tú levantarás en este tiempo a las mujeres con poder y unción para transformar vidas, familias y naciones; declaramos que es el tiempo donde equipas con tu Espíritu Santo a cada mujer valiente, que se pone a la brecha como una saeta bruñida. En el Nombre de Jesús. Amén.

31959110_1856638297700472_8856557692060172288_n

EL DISEÑO DE LA MUJER, COMO EMBAJADORA DEL REINO DE DIOS

POR YOLANDA PERDOMO

c25dmujer-virtuosa-quien-la-hallara1

Mujer eres Virtuosa 

 

Mujer virtuosa, ¿quién la hallará?    Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas. Proverbios 31:10

Mujer fuiste creada con un diseño especial, como emprendedora, luchadora, esforzada, valiente, para salir adelante, sin importar los obstáculos o circunstancias que se te presentan en la vida, por eso dice la palabra de Dios, y lo resalta Mujer Virtuosa ¿Quién la hallará?, Dios exalta tu labor, y aunque sientas que no eres valiosa, DIOS HOY TE DICE QUE ERES UNA MUJER VIRTUOSA.

Alguna vez quizás te has preguntado: ¿Realmente soy una mujer  virtuosa? Hoy te digo en el nombre de Jesús, que SI, eres una mujer virtuosa, porque eres capaz de cambiar tu circunstancia, eres capaz de transformar el dolor en medicina, la soledad en compañía, el maltrato en amor y  aferrada a Dios  puedes enfrentarte a lo que sea.

PROPÓSITOS POR LOS CUALES FUISTE CREADA, MUJER:

  1. Mujer fuiste creada como ayuda idónea. Ayuda a su esposo, a su familia.
  2. Mujer fuiste diseñada para dar vida.
  3. Cultivas y multiplicas, todo lo que se da.
  4. La mujer posee inteligencia emocional. Eres capaz de reconocer los sentimientos propios y ajenos, afrontar las circunstancias que la vida te presenta, controlar tus impulsos, con la ayuda de Dios y experimentar empatía con las demás personas.

La Mujer que hace referencia el libro de  Proverbios 31,  es el ejemplo ideal de una mujer piadosa, Mujer Virtuosa, no porque la mujer sea perfecta, sino porque todo lo que hace es un resultado de su relación con su Salvador. Ella es un ejemplo para toda mujer que quiere agradar al Señor porque ella le teme primero y ante todo, y todas las otras áreas de su vida florecen debido a eso, cultiva y multiplica.

Eres una mujer valiente, de testimonio que sabe en quien ha confiado, que puede caminar con la cabeza en alto como toda una hija del Rey pues tu fuerza está  en Dios.

Oración: Padre Celestial, en el nombre de tu Hijo amado, Jesús, bendigo la vida de cada mujer, porque tú Señor, has puesto virtudes, dones y talentos en cada mujer, esa capacidad de cultivar y multiplicar, para dar vida,  para  que sean capaces con la guía de tu Espíritu Santo de transformar las circunstancias difíciles, como una oportunidad para salir adelante con tu ayuda en todo tiempo. Amén.

Las llaves del Reino de los Cielos

Por Yolanda Perdomo

Mateo 16:19

Y a ti, Mujer,  te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.

  1. Las llaves sugieren la Autoridad de Cristo Jesús, en nuestra vidas, podemos ver a Pedro, que sería una figura de la Iglesia por las edades, Jesús está traspasando a su iglesia su autoridad o control de atar y desatar en la Tierra. Atar y desatar tiene que ver con prohibir o permitir, en otras palabras, Jesús establece que la Iglesia recibirá la potestad de continuar con la privilegiada responsabilidad de leudar (fermentar/transformarse) la tierra con el poder y la provisión de su reino.

Por ejemplo: si alguien está atado por el pecado, la iglesia puede desatarlo, predicando la dádiva de libertad de pecado en Jesucristo como dice Romanos 6:19 “Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia”.

Si alguien esta poseído por un demonio, la iglesia puede ATAR, el demonio ordenándole salir. Hechos 16: 18  “Y esto lo hacía por muchos días; mas desagradando a Pablo, éste se volvió y dijo al espíritu: Te mando en el nombre de Jesucristo, que salgas de ella. Y salió en aquella misma hora”.

  1. Autoridad en la certeza que solo Jesús ha hecho posible, esta provisión Mateo 12:29, que dice “Porque ¿cómo puede alguno entrar en la casa del hombre fuerte, y saquear sus bienes, si primero no le ata? Y entonces podrá saquear su casa”.

La iglesia ata y desata de diversas maneras y ciertamente debía extenderse mucho más allá del simple uso de estos términos en las peticiones de oración.

Mateo 18:18

“De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo”.

Mujer, Dios te ha dado el poder de atar y desatar, el poder está en tu boca, por medio de la Fe en el Señor Jesucristo; a ti Mujer  te ha entregado las llaves del Reino, para que transformes tu vida, la de tu familia y nación. Si crees verás la Gloria de Dios, manifestarse en tu vida.

  1. Cuando tu estás actuando bajo la dirección de Jesús al administrar disciplina, el cielo aprueba sus decisiones, como dice Mateo 16:19Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.  Mateo 18:19 “Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.
  2. Mujer, Dios te capacita a través de su Espíritu Santo para orar con autoridad y recibir respuestas a tus oraciones, asegúrate de qué pides de acuerdo con la voluntad de Dios. Si no conoces la voluntad de Dios, pídele a Dios que te revele.

1 Juan 5:14 “Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye”.

Oración: Señor Jesús, que tu Espíritu Santo guié a cada mujer, que sea llena de tu hermosa presencia para que retome tu autoridad, para atar y desatar las bendiciones que tu tienes para cada una de ellas. En este tiempo levanta a esas Deborah, mujeres con autoridad y liderazgo. pexels-photo-235941.jpeg

El obedecer a Dios trae bendición, pero no obedecer es rebeldía contra Dios

images-5POR YOLANDA PERDOMO

Deuteronomio 28:1

“Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra”.

  • Los propósitos de la profecía:

En la Biblia, la Palabra de Dios abundan las promesas y la Profecía. Dios aseguro que estaba presto a bendecir y a menudo habla de cosas que se propone hacer al futuro. En ambos casos siempre ha condiciones:

  1. El llamado de Dios a ajustarse a su voluntad para que su promesa pueda bendecir al obediente.
  2. Apreciar las bendiciones prometidas al obediente y los juicios que se predicen para el desobediente.
  3. La profecía predictiva de la Biblia, sirve para advertir y enseñar obediencia y una vida Fructífera.
  4. La Palabra de Dios nunca se pronuncia para satisfacer, suscitar curiosidad, ni promover la adivinación.

En Mateo 24: 42, dice la palabra de Dios

“Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor”.

Jesús no trata de adivinar el curso de los acontecimientos por venir. Mateo 24:36, dice la Palabra de Dios: “Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre”.

Deuteronomio 28:2-4

“Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios. Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo. Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas”.

Las promesas son dadas para apoyar nuestra confianza en la soberanía y en la omnisciencia de Dios, quien tiene control de los acontecimientos, de tu situación, él es que  quien conoce el fin de los tiempos.

Deuteronomio 28:5-9, dice en su palabra:

 “Benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar. Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir. Jehová derrotará a tus enemigos que se levantaren contra ti; por un camino saldrán contra ti, y por siete caminos huirán de delante de ti. Jehová te enviará su bendición sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te da.”.

Proverbios 10:22, dice: “La bendición de Jehová es la que enriquece y no añade tristeza”.

Cuando tú obedeces y guardas los mandamientos de Dios, cree que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo se encargará de bendecirte, enriquecerá tu vida espiritual, y no te añadirá ninguna tristeza, procura buscar el Reino de Dios y su Justicia primeramente, no busques las añadiduras primero, busca la presencia de Dios, porque las bendiciones nos siguen a los que obedecen, a la voz del Espíritu Santo.

Génesis 49:25

“Por el Dios de tu padre, el cual te ayudará, por el Dios Omnipotente, el cual te bendecirá, con bendiciones de los cielos de arriba, con bendiciones del abismo que está abajo, con bendiciones de los pechos y del vientre”.

Deuteronomio 28:5-9, dice en su palabra:

“Te confirmará Jehová por pueblo santo suyo, como te lo ha jurado, cuando guardares los mandamientos de Jehová tu Dios, y anduvieres en sus caminos”.

Deuteronomio 7:6“Porque tú eres pueblo santo para Jehová tu Dios; Jehová tu Dios te ha escogido para serle un pueblo especial, más que todos los pueblos que están sobre la tierra”.

La palabra de Dios se refiere a SANTO, como un pueblo separado. Israel era un pueblo santo debido a las relaciones con Dios, estas relaciones fueron resultado de la voluntad divina, cuyos propósitos son inescrutables.

Quizás la bendición más importante de todo el libro de Deuteronomio es la que te confirmará Jehová por pueblo santo suyo…..Cuando guardares los mandamientos.

Pero qué pasaría si tú no obedeces los mandatos de Dios, no obedeces a la Palabra de Dios, cuáles serían las consecuencias:

Deuteronomio 28:15

“Pero acontecerá, si no oyeres la voz de Jehová tu Dios, para procurar cumplir todos sus mandamientos y sus estatutos que yo te intimo hoy, que vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te alcanzarán”.

 Levítico 26:14, dice; “Pero si no me oyereis, ni hiciereis todos estos mis mandamientos”.

Este pasaje se refiere a una antigua ceremonia que permitía al pueblo aprender, y recitar las leyes sobre las bendiciones y las maldiciones mediante la declamación de las promesas del Pacto, para determinar su futura relación con Dios. Él nos invita a aceptar los términos del pacto. Dios recuerda sus promesas y nunca se retracta de ellas. La comunidad del Pacto a través de su Hijo Unigénito Cristo Jesús, fue renovado y ha traído esperanza. Dios siempre está listo para recibir a su pueblo en arrepentimiento aun después que este le haya errado o le haya abandonado.

Pablo en el Libro de Romanos 1:18:”Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad”.

La inevitabilidad de estas maldiciones pendería sobre los creyentes hoy en día si no las hubiera quitado Jesús, aquel que “Nos redimió de la maldición de la ley”, hecho por nosotros maldición. Gálatas 3:13